La anciana a la que una compañía eléctrica comunicó que estaba muerta

Recibe una carta de la empresa dándole el pésame y reclamándole una deuda

Actualizado:

Si estás leyendo esto es que estás vivo. Probablemente no tengas duda alguna al respecto, pero puedes pellizcarte el brazo para sentir ese pequeño dolor que lo garantiza. ¿Acaso es posible tener dudas sobre si uno se encuentra en el reino de los vivos o en el de los muertos? Tillie McDonald, una mujer de 89 años residente en Greenock (Escocia), admite que llegó a cavilar sobre el tema. No le quedó más remedio al recibir una carta de su compañía eléctrica en la que se le comunicaba su propia muerte.

En el Greenock Telegraph se han hecho eco de la extraña historia; y reproducen el texto de la nota recibida por Tillie. «Estimada clienta, se nos ha notificado que el titular de esta cuenta ha fallecido. Le enviamos nuestras sinceras condolencias. No hemos recibido el pago pendiente de £75.51 para saldar esta cuenta. Por favor, realice los trámites necesarios para efectuarlo», dice la misiva. La señora McDonald, tras leerla y releerla, no podía salir de su asombro.

«Me gustaría saber quién informó de mi muerte a la compañía para poder estrangularlo», comenta Tillie con buen humor. En un primer momento, sin embargo, la carta no le sentó nada bien. Se dirigió a la conserje del edificio en el que reside y le pidió que le tocase en el brazo. La joven, desconcertada y contrariada, le preguntó si tenía algún problema, si se encontraba bien. «Le dije que mi brazo estaba perfectamente, pero que por lo visto yo estaba muerta», apuntó, «creo que pensó que me había vuelto loca».

El desafortunado incidente coincidió con el aniversario de la muerte del marido de la anciana, casualidad que provocó que le resultase todavía más molesto. La compañía Scottish Power le ha trasladado sus disculpas por la confusión y le ha asegurado que ha abierto una investigación al respecto para depurar responsabilidades. Entretanto, Tillie McDonald continúa disfrutando de su vida, con sus tres hijos, sus tres nietos y su bisnieto. Una bonita familia repleta de razones para seguir viviendo.