Supercopa de Europa | Real Madrid-Manchester United Ander Herrera: «El Madrid de Zidane está muy cerca de la perfección»

Cuatro temporadas ya en el United como referente del equipo inglés que hoy se mide al conjunto blanco en la Supercopa de Europa

Ander Herrera
Ander Herrera - ADIDAS

Daniela, su hija de un año, es socia del Zaragoza desde su segundo día de vida. Ahí, en el club maño, es donde se hizo futbolista Ander Herrera (Bilbao, 14 de agosto de 1989) y donde le gustaría sus últimas patadas a un balón. Por el camino, ha puesto su talento al servicio del Athletic (2011-2014) y desde hace tres años brilla en el Manchester United, con quien ganó en mayo pasado la Europa League, siendo nombrado MVP de la final. Esta noche, el reto sube unos cuantos peldaños más: ganar la Supercopa de Europa al Real Madrid de Zidane, «un equipo muy cerca de la perfección».

-Siendo como es Manchester, tiene mérito vivir allí durante cuatro años..

Si le soy sincero, mi experiencia es positiva. Y mi familia es feliz aquí. Es verdad que en cuanto al clima Manchester no es la mejor ciudad del mundo, pero yo estoy contento y adaptado. No tengo ese mal concepto de Manchester que tienen otros jugadores, como le he escuchado a Nolito recientemente, por ejemplo. De hecho, creo que me quedaré aquí mucho tiempo.

-En la Liga española se echa de menos su talento.

-Siempre es bonito que se acuerden de uno, pero yo tengo que pensar en lo mejor para mi carrera. En España jugué varios años en el Real Zaragoza y en el Athletic, pero en 2014 surgió la oportunidad del United, y no me lo pensé. Hablamos del mejor equipo inglés de los últimos 25 años y uno de los mejores clubes del mundo. Era una gran oportunidad.

-¿Cuánto ha sacrificado en su vida para llegar hasta Manchester?

-Muchísimo. Los futbolistas profesionales tenemos que trabajar duro y privarnos de muchas cosas para llegar a la élite. Dicen que solo trabajamos una hora y media al día, y eso es mentira.

«Dicen que los futbolistamos trabajamos una hora y media al día, y eso es mentira»
-Explíquese.

-La tarea de un futbolista empieza por la mañana y acaba por la noche. Es verdad que el trabajo de campo suele ser de una hora y media, dos como mucho, pero luego hay que ejercitarse también en el gimnasio, tratar tus músculos, ver vídeos de rivales, comer adecuadamente, dormir una siesta, que es parte fundamental del entrenamiento para estar bien al día siguiente, y por la noche cenar sano y evitar muchas tentaciones.

-¿Como cuáles?

-Muchas más de las que la gente piensa. Por ejemplo, un viernes por la noche quizás pueda salir a cenar con mis amigos, pero luego me toca irme a mi casa mientras ellos siguen por pasándolo bien sin mirar el reloj. Otro ejemplo: mis amigos están ahora de vacaciones y yo estoy entrenando desde el 7 de julio. Como sucede también en Navidad, o en Semana Santa. Y así, un año tras otro desde adolescente.

-¿Un chaval de 18-20 años está preparado para ser famoso y millonario de la noche a la mañana?

-Nadie nos prepara para el éxito. No es sencillo ser un futbolista de esa edad y de repente pasar a ganar un dineral. Si vienes de un entorno humilde y estás bien asesorado, tienes muchos números para que no pierdas la cabeza, pero si no estás bien rodeado es muy complicado. El éxito del futbolista es precoz y repentino. Lo puedes ver en el caso de Mbappé. Lleva solo seis meses en el fútbol profesional y dicen que van a pagar por él 180 millones de euros y que va a ganar diez anuales. Si no tienes la cabeza bien amueblada y gente en tu entorno que te aconseje bien, no es fácil dar ese salto. Por eso le digo que nadie nos prepara para el éxito.

«El éxito de un futbolista es precoz y repentino, y nadie nos prepara para ello»
-Saca usted el tema del momento. ¿Cómo es posible pagar lo que se está pagando hoy en el fútbol?

-No lo sé. Hasta hace un par de años, si te parabas a pensar en un futbolista en concreto sabías perfectamente lo que podía costar. Pues este jugador tiene un precio de entre 20 y 25 millones. Y este otro, entre 45 y 50. Ahora, sinceramente, no tengo ni idea. El mercado se ha vuelto loco. Si mañana me dicen que hay un futbolista que cuesta 250 millones, me lo creo. Y si tres días después me dicen que ese mismo jugador vale 80 y no 250, también me lo creo. Ya no hay precios reales. Un jugador cuesta lo que un club esté dispuesto a pagar. Ahora ya no nos parece una barbaridad que el City se haya gastado 200 millones de euros en su defensa, pero hace unos años el Real Madrid pagó 60 por Kaká y nos llevábamos las manos a la cabeza. Se ha perdido la noción del coste de un futbolista.

-¿El fútbol moderno es más negocio que deporte?

-Sí. Por supuesto que lo es. No es algo que haya que tapar. Es verdad que si se mueve tanto dinero es porque se genera, pero a veces, tristemente, la pasión se ha quedado a un lado.

-¿Y a usted no le da pena estos nuevos tiempos? Lo digo porque es un futbolero empedernido.

-Sí que lo soy. Me gusta ver fútbol de todo tipo, ya sea un Madrid-Barcelona, un partido de Segunda o uno de la Liga argentina. Así veo jugar a amigos, exequipos, rivales... Pero sería hipócrita si yo dijera que me apena que el fútbol se haya convertido en un negocio, porque yo soy uno de los beneficiados de que en este deporte se mueva tanta cantidad de dinero.

-¿Le molesta el poco aprecio de algunos futbolistas a su propia profesión?

-Yo creo que eso es un mito. Hay muchos más futbolistas que aman su profesión que los que no. Y hay muchos, como yo, que se pasan todo el día viendo fútbol, pero los que no son así o no ven partidos no hay por qué criticarlos. Para ser futbolista profesional no tiene que gustarte el fútbol. Hay seres humanos que tiene talento y cualidades para ser jugadores de élite, pero eso no les obliga a que les encante el fútbol.

«El fútbol moderno es más dinero que negocio. No hay por qué tapar esta realidad»
-Usted siempre tan sincero, también con los políticos y banqueros de nuestro país.

-Años atrás criticaba su labor porque se hicieron muchas cosas mal, pero por suerte la mayoría de políticos que han cometido delitos de corrupción están pagando por ello, y los bancos ya no se toman tan a la ligera cómo y a quién prestan el dinero. Es que hubo un momento en el que se daban créditos que incluso los propios bancos sabían que eran imposibles de devolver. Durante años vivimos en una mentira, pero el español es listo por naturaleza y estoy seguro que ha aprendido de los años duros de crisis.

-Volvamos al fútbol. ¿Cómo es Mourinho?

-Es un tío que va de frente, sabe lo que quiere, lo que piensa y nunca se esconde. Y a nivel futbolístico te da mucha confianza y nunca castiga el fallo. Es un entrenador que respalda, defiende y protege al futbolista, siempre y cuando este lo de todo en el campo y no se deje nada. Con el objetivo de protegernos a nosotros, él no tiene problema ninguno en echarse todo el peso encima ante los aficionados y los medios, pero esperar de sus futbolistas un comportamiento recíproco.

-¿Cuántos partidos del Real Madrid se ha visto en la últimas semanas?

-En pretemporada no veo fútbol porque me parece un poco falso todo. Pero durante la pasada temporada me vi casi todos. Conozco muy bien al Madrid

«Mourinho es un tío que va de frente, sabe lo que quiere, lo que piensa y nunca se esconde»
-Entonces, sabrá perfectamente cómo se le compite...

-El Real Madrid es un equipo que lleva mal jugar contra un rival agresivo y que le muerda arriba, con presión alta. Modric, Kross, Isco y Asensio son felices con el balón en su poder, por lo que tendremos que ser pegajosos e incómodos para quitarle la pelota el mayor tiempo posible. Nosotros aún estamos en proceso de crecimiento, pero ganamos tres títulos la pasada temporada y tenemos armas para hacerles daño y poder llevarnos la Supercopa.

-Le veo optimista

-Tenemos que serlo, pero siempre desde el respeto. No será fácil. El Real Madrid es el mejor equipo del mundo. Domina todos los registros. Son rápidos con Cristiano, Bale y Benzema, pero también son muy buenos utilizando un juego más combinativo y de asociación, con Modric, Kroos, Isco y Asensio. Los laterales son claves en su juego. Generan mucha caudal ofensivo y permanente peligro por las bandas. También te ganan con el balón parado y, además, tienen un banquillo de lujo: todos los puestos doblados con jugadores de primer nivel. La perfección no existe, pero el Real Madrid de Zidane está muy cerca de la ella.

Toda la actualidad en portada

comentarios