Real Madrid

El reto inédito de vencer en el Bernabéu

Es un objetivo inédito. El campeón de Liga necesita ganar en casa y eliminar la obsesión. Isco y Asensio llevarán la batuta

Actualizado:

El Real Madrid se ha planteado miles de metas en su historia legendaria, pero habitualmente han sido para engrosar esa leyenda. Hace unos meses estableció una plusmarca de la Champions moderna, conquistar dos títulos consecutivos. Ahora persigue una tercera Copa de Europa, la cuarta en cinco temporadas. Lo que Zidane no esperaba es tener que lograr un objetivo inédito tan impensable: ganar en el Bernabéu. El campeón ha vivido el peor estreno liguero de la historia en su estadio. Dos empates ante Valencia y Levante, más una derrota frente al Betis. Dos meses, agosto y septiembre, sin victoria en casa ante equipos españoles. Hoy, en este 1 de octubre de tantos sinsentidos históricos, el Real Madrid se ha marcado el reto más certero de la jornada: vencer por fin en su coliseo, en el tercer mes de la competición, y consolidar el buen funcionamiento de su proyecto a domicilio.

En el Bernabéu, el Real Madrid ganó bien al Barcelona en la Supercopa de España, 2-0, y al Apoel en la Champions, 3-0, para complicarse la vida en la Liga, con tres cerrojos en contra y arbitrajes perjudiciales que no señalaron dos penaltis, uno ante el Levante y otro frente al Betis

El conjunto blanco ha ganado en sus tres salidas ligueras y no ha sabido hacerlo en sus tres jornadas caseras. El balance en su campo es de dos puntos, tres goles a favor y cuatro en contra. Fuera, el bagaje es totalmente opuesto: nueve puntos, ocho dianas a favor y dos en contra. Unos números que cambian cuando lo pupilos de Zidane han jugado otras competiciones en su césped. Vencieron 2-0 al Barcelona en la Supercopa de España y golearon por 3-0 al Apoel chipriota en la Champions. Hoy, «Zizou» intentará enderezar el rumbo en el campeonato nacional.

Interpretar bien el partido

«Nos enfrentamos a un equipo, el Español, que tiene futbolistas para jugar bien, pero hacerlo en el Bernabéu es diferente y pueden echarse atrás», reconoce Zidane cuando se le cuestiona por la dificultad de vencer ante su público. Son las murallas defensivas de los rivales las que complican los encuentros al campeón. «Debemos interpretar bien el partido y buscar la solución para ganarles, hay que hacer bien las cosas desde el inicio», advierte el francés con palabras que ha expuesto a sus hombres en el vestuario.

El responsable de la plantilla ha pedido a sus pupilos la misma intensidad y concentración que demuestran en la Champions: «Venimos de dos victorias buenas. Debemos hacer un buen partido y si juegas bien y entras bien en el partido tendremos muchas posibilidades de ganar. Hay que cambiar la dinámica del Bernabéu. Lo que pasó, pasó y no hay que darle más vueltas».

Valora a los seguidores madridistas: «La afición es la que tenemos de toda la vida y no la queremos cambiar. No puedes pensar que no nos gusta jugar en casa. Al revés, nos gustaría jugar aquí todos los partidos. El pasado no lo podemos cambiar y lo que queremos es ganar. Tenemos a nuestra afición y nos gusta jugar en este estadio».

El entrenador marsellés tiene que responder esa pregunta cada vez que llega un compromiso en su estadio. Lo que desvela es que no es una cuestión de la grada, sino de las tácticas de los adversarios, con diez futbolistas en misión defensiva y un punta al contragolpe. Los riesgos adquiridos por intentar vencer le han costado puntos al Real Madrid. Su trabajo en los entrenamientos de Valdebebas se ha centrado en mantener la apuesta ofensiva sin desguarnecer la retaguardia.

Bale sufre una sobrecarga y la idea del técnico es unir la clase de Marco Asensio y de Francisco Alarcón, Isco, en su alineación de gala para abrir el cerrojo enemigo con su talento. Aplicará tácticamente un 4-1-4-1 en un esquema que situará al mallorquín en la banda izquierda y a Cristiano como punta de ataque. Los goles del portugués en la Liga es lo que le falta al campeón. Y al propio campeonato. «Cristiano está bien», indica Zidane. «Solo piensa en saltar al campo, jugar y marcar».

Zidane elogia a los españoles

La magia de Asensio e Isco la ha traspasado Lopetegui al equipo nacional. Zidane analiza el estilo de España, de posesión de balón, y aprovecha su juicio de valor para elogiar a los españoles: «Admiro el juego y los jugadores de esa selección y el entrenador que ha tomado el cargo. Me gusta cómo juegan y también el país. Me gusta cómo vive la gente española. Me gusta que sean tan abiertos. Me gusta su forma de vivir y me encanta su forma de jugar al fútbol».

Es lo que quiere Zidane, que el fútbol del Real Madrid encandile a su afición y marque goles para acabar con una obsesión que nació en agosto, con el empate del Valencia.

El entrenador es un icono de la entidad. Renueva y no busca la parafernalia de un acto oficial: «No haré rueda prensa, ya me presentaron cuando llegué». Florentino Pérez lo quiere en el club para siempre.