Real Madrid-Villarreal Zidane hace autocrítica

El entrenador reflexiona que, aunque cambie de alineación cada tres días, no siempre se puede jugar bien

Real Madrid-Villarreal: 
Zidane hace autocrítica
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Zidane es franco. Nunca se justifica en errores de sus futbolistas o en el árbitro. Le parecen razones de técnicos malos. Sabía muy bien lo que pasó: el Real Madrid empató porque no penetra con carácter a muchos partidos y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. Sus pupilos han jugado tantas veces al borde del empate que no siempre pueden solventar la situación. Salvó los puntos frente al Sporting portugués en Champions. Superó con problemas al Celta y el Español en Liga. También venció al Sevilla en la prórroga de la Supercopa de Europa. Y anoche no pudo remontar el gol estilo Panenka del Villarreal, marcado por Bruno después de un doble y garrafal error de Varane y de Ramos. El responsable del conjunto blanco fue sincero en encontrar el argumento de los dos puntos perdidos: «El problema fue que entramos sin tensión al partido, desenchufados. Y no siempre se puede ganar con un gol al final». La autocrítica era clara. Sin tapujos.

Zidane no se esconde. Explicó que su equipo ha sufrido esa carencia de intensidad en otras ocasiones y lo ha pagado ahora: «Es una cuestión que debemos corregir. Yo quiero entrar siempre fuerte al partido porque si marcas primero después es más fácil jugar y asegurar la victoria. Lo hemos hecho en muchas ocasiones, pero en otras no. Sé que no siempre se puede jugar bien. Lo mejor es que reaccionamos en el segundo tiempo con la intensidad en el juego que debimos demostrar también en el primero». El francés siempre observa las cosas buenas para enfrentarlas con las negativas.

Bien preparados físicamente

A pesar de esa ausencia de presión en el primer periodo, sus hombres fueron a remolque del resultado por culpa de un grave fallo de Varane, al arriesgar un regate mal hecho en defensa, y un penalti de Ramos por manos. Su jefe no les acusó públicamente: «Nunca criticaré a un jugador individualmente. El empate fue un asunto de todos». El galo no busca culpables individuales. Sabe que los empates y las derrotas llegan por carencias del grupo en el campo.

El francés compartirá con Guardiola la plusmarca de 16 triunfos consecutivos. No pudo establecer una particular. No le importaba eso: «El récord me da igual, lo que me duele son los dos puntos perdidos, por si hacen falta al final de la Liga. Ya pienso en ellos». El entrenador destacó una virtud dirigida por Pintus: «El equipo está muy bien físicamente. Por eso jugamos así los segundos tiempos». Marcelo no lo hará el sábado en Las Palmas. Sufre molestias en un gemelo. Florentino Pérez tampoco viajará a Las Palmas. No estuvo anoche en el Bernabéu ni en Cornellá. Fue operado el viernes de unas molestias. La próxima semana se incorporará al trabajo en su empresa ACS y en el Real Madrid.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios