Real Madrid Modric, el líder del líder

El croata es clave para Zidane. Es su espíritu en el campo. Se ve reflejado en él. Su regate vertical rompe defensas y su dirección desataca el juego madridista

Bale y Modric se entrenan en Valdebebas
Bale y Modric se entrenan en Valdebebas - EFE
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Es el futbolista más querido de la plantilla del Real Madrid y el jugador clave en el esquema de Zidane. Su sonrisa conquista a todos. Modric siempre busca la cordialidad. Cuando le preguntamos quien es mejor, Cristiano y Messi, manifiesta que su compañero es el número uno, pero que Leo también es grande. Para su entrenador «Luka» es esencial. Es el futbolista que rompe las estrategias defensivas rivales con su baraja de regates verticales. El que abre huecos en el área con pases en diagonal, rasos, entre piernas, que Cristiano, Morata, Benzema y Lucas persiguen porque saben que los advierte con un gesto de un dedo y los hace realidad.

El croata es el jugador más querido por sus compañeros; siempre les ayuda, nunca busca una confrontación sino solventar todas las situaciones

El croata es también el desatascador del fútbol blanco. Cuando el enemigo presiona él encuentra recursos para girar, hacer un «dribling» de rosca, estilo Zidane, y dar el pase a la otra punta. Es el hombre que posee el talento para encontrar soluciones a los problemas. Cuando él no puede solucionarlos, el equipo tiene un verdadero problema. El viernes cumplió 31 años y el sábado fue ovacionado por el Bernabéu tras marcar un golazo y realizar un regate que superó a dos adversarios al levantar el balón entre ambos, una jugada que era peligrosa si se lo robaban.

El espíritu de Zidane

Modric es el espíritu de Zidane en el campo. El entrenador se ve reflejado en él. Es su director de juego. Dialogan cuatro o cinco veces en el partido para darle consejo y variar alguna situación. «Luka necesita que le digan pocas cosas», remata su jefe.

«Es una pena que no pudiera venir antes al Real Madrid», espetan dos directivos. Llegó a la entidad a punto de celebrar sus 27 años, el 27 de agosto de 2012, después de una dura pelea con el millonario judío Daniel Levy, presidente del Tottenham, para que le dejara vivir un sueño que no se repite. «El tren del Real Madrid solo pasa una vez y había que aprovecharlo, es el mejor equipo del mundo», señala Modric. El calificativo lo reitera: «He conseguido los títulos que deseaba, dos Champions en tres años, y vamos a por más. Ahora queremos ganar la tercera y hacer más historia». En cuatro temporadas, Modric ha hecho historia en el Real Madrid.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios