Real Madrid El rey de Europa se entusiasma con la Liga

El campeón de la Champions inicia su defensa del título con el reto de obtener el torneo nacional. No es líder en solitario desde marzo de 2015

Ramos felicita a Cristiano por su gol al Osasuna
Ramos felicita a Cristiano por su gol al Osasuna - ÓSCAR DEL POZO
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Zidane ha revolucionado los esquemas del Real Madrid. Llegó el 4 de enero y desde entonces ha inyectado en la plantilla la mentalidad de pensar que es posible ganarlo todo. Si la ambición por los títulos es intrínseca a la entidad, también es cierto que el equipo está acostumbrado a descartar la Liga para ganar la Champions. En el sentimiento de los jugadores estribaba la filosofía histórica de apostar por una competición. Y la Copa de Europa ha sido su bandera. Solo en dos ocasiones, en 1957 y 1958, el conjunto blanco fue capaz de hacer el doblete de honor. El entrenador francés desea cambiar esa forma de ser. Desde que cogió las riendas del grupo quiso luchar en igualdad de prioridades por la Liga y por la Copa de Europa. Lo demostró al ser el campeón parcial del torneo español desde que llegó al Real Madrid. Se quedó a un punto del título liguero y conquistó «la Undécima». Esta temporada ha partido de cero para aspirar a las dos competiciones sin primar la europea. «Quiero la Liga, es el trabajo del día a día», subraya Zidane. Cristiano y los otros líderes del plantel apoyan esa meta.

Zidane ha dialogado con la plantilla para luchar por la Liga sin permitir despistes; la enorme competencia por los minutos le ayuda a conseguir esa tensión constante del equipo

Sus rotaciones serán una constante para jugar por los dos títulos en buena condición física. Lo demostró al comenzar el reparto de esfuerzos frente al Osasuna, ante la llegada de la Champions el miércoles con el Sporting lisboeta como visitante.

Cuatro cambios por partido

Ese reparto de esfuerzos no será protocolario, para dar minutos a algunos futbolistas sin sitio en el once. El responsable del Real Madrid no ejerce de relaciones públicas en su plantilla. Ejecutará una rueda de cambios de verdad, que provocará un mínimo de cuatro relevos en la alineación de cada partido.

Los líderes del plantel han refrendado a su entrenador en la apuesta por el campeonato español. Cristiano Ronaldo ha sido elocuente: «Queremos todos los títulos y me encantaría ganar la Liga». Y Modric ha sido sincero: «La Liga hace años que no se consigue y es un objetivo, pero el Real Madrid está obligado a ganar todas las competiciones». Marcelo lanzó un mensaje similar en las dos primeras jornadas: «Vamos a por la Liga, el míster está muy encima para no despistarnos». Y el capitán, Ramos, puso el tiro en la diana: «La prioridad son todos los títulos, pero sí es verdad que la Liga hace años que no se consigue». La última la consiguió hace cuatro, con Mourinho, la famosa Liga de los récords. El defensa celebró igualmente las conquistadas en 2007 y 2008.

Cambiar una tendencia

Desde el comienzo de siglo, su club ha ganado cinco. Ocho fueron para el Barcelona, dos del Valencia y una para Simeone. Zidane desea cambiar esa tendencia. La prioridad en el trabajo psicológico con sus hombres es evitar la desconcentración ante la llegada de la Champions.

El francés no quiere sufrir la criba de puntos que Mourinho, Ancelotti en sus dos temporadas y Benítez pagaron en las siete primeras jornadas de las últimas cuatro Ligas. Regalaron seis, cinco, siete y seis puntos respectivamente. Realmente regalaron los campeonatos. El entrenador dialogó con sus pupilos y les pidió tensión en cada encuentro. Nunca admitirá relajaciones. Y los jugadores han observado que al menor despiste pasan a la reserva y salen hombres que lo pueden hacer mejor, como ha sucedido con Morata, Asensio, Lucas, Casemiro y Kovacic.

Cristiano, con su hijo y ataviado con una peluca, en la comida de unidad
Cristiano, con su hijo y ataviado con una peluca, en la comida de unidad- Instagram

El resultado de esta revolución protagonizada por Zidane es que el Real Madrid es líder de la Liga por primera vez desde el 31 de octubre del año pasado, cuando estaba empatado a puntos con el Barcelona en la jornada diez. Pero el equipo blanco no era líder en solitario desde el 1 de marzo de 2015, en la jornada 25 de hace dos campeonatos.

Zidane ha cambiado el ADN del equipo y los resultados dicen que pujar por la Liga y la Copa de Europa es posible. Suma quince triunfos consecutivos. Su remodelación es evidente. Y el equipo ha asumido esa realidad. Ayer, todos los futbolistas y sus parejas celebraron una comida de unidad. Su jefe ha sabido torear los egoísmos de sus pupilos. Ha demostrado con sus alineaciones que los teóricos suplentes merecen jugar también.

El Real Madrid recibe el miércoles al Sporting portugués con Isco recuperado. Keylor también se encuentra en condiciones. Zidane debe decidir cuando reaparece el costarricense.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios