Zinedine Zidane - REUTERS / Vea las declaraciones de Zinedine Zidane antes del dedbut en Champions League

Real MadridZidane no duda de Zidane

El técnico, antes del debut europeo de esta noche contra el APOEL, defiende su su gestión de la plantilla: «Hay jugadores para hacer rotaciones. No me influyen las críticas. Creo en mi idea»

MADRIDActualizado:

Siete de nueve títulos en veinte meses es un arsenal de copas insólito incluso para un club acostumbrado a reescribir la historia del fútbol. La gesta lleva el nombre y apellido de Zinedine Zidane, novato en la élite de los banquillos hasta enero de 2016 y hoy considerado uno de los mejores entrenadores del mundo. En poco más de año y medio, el técnico francés ha reinventado el modelo de gestión de una plantilla logrando el sueño de todo compañero de gremio: elevar a su techo el rendimiento de todos los jugadores y extenderlo en el tiempo durante la mayor parte de la temporada. Parece fácil, pero no lo es. Hasta que no llegó Zidane para ponerse el traje y la corbata nunca antes ningún entrenador había dado con tan anhelada tecla. Por eso llama la atención las dudas entre algunos aficionados y medios. Dos empates en Liga en tres partidos no es un bagaje deseado, pero parece un arma de plastilina para engullir el sobresaliente trabajo de Zidane en tan corto espacio de tiempo como entrenador.

«No me molestan las críticas. Entiendo que estáis aquí para hacer vuestro trabajo, pero yo siempre intento hacerlo lo mejor posible. Mi tarea es tomar decisiones y un empate ante el Levante, por más que fuera un resultado que no gustara, no me va a hacer cambiar. Me interesan mis jugadores, no lo que se dice desde fuera. Tengo plantilla para hacer rotaciones y así va a ser durante toda la temporada. Creo en mi idea», reflexionaba Zidane 24 horas antes del estreno de su equipo en la Champions, ante un APOEL que llega a Madrid con la objetivo de no pagar los platos rotos.

No lo tendrá sencillo el equipo chipriota, rey en su país pero cenicienta en el fútbol continental. Enfrente tendrá a Cristiano, más motivado que de costumbre. El portugués no se viste de corto en partido oficial con el Madrid desde el pasado 13 de agosto, cuando fue expulsado en la ida de la Supercopa de España en el Camp Nou. Tiene aún pendiente un partido de los cinco con los que fue sancionado, por lo que no podrá jugar en Anoeta este domingo, pero sí hoy, en su competición fetiche: «Cristiano está muy bien, muy fino. Su vuelta no solo nos aporta goles. Es un jugador muy importante, un líder que siempre quiere ganar y eso se lo transmite a los demás. Cuando él juega todos estamos más contentos».

Confianza en Mayoral

El portugués hará de nueve, en lugar de Benzema, en la enfermería hasta el próximo parón de selecciones. Sin Morata ni Mariano, y con solo Mayoral como recambio, el Madrid de esta temporada tiene menor recursos cuantitativos en la delantera. Una situación que Zidane hubiera deseado evitar, pero que hoy acepta sin lamentos: «Si lo miras ahora, que Karim está lesionado, y no tenemos a Morata ni Mariano, puede ser que nos falte un nueve, pero confío mucho en Borja y en el resto de los jugadores de ataque. Hay soluciones».

El optimismo de Zidane en infranqueable. Nada ni nadie le altera. Sabe que la máquina del tiempo no tiene el botón de pasado en el Real Madrid, pero también que esto acaba de empezar y que aún faltan tres estaciones y nueve meses para hacer balances. El estreno en Champions parece el partido idóneo para reafirmarse en su método y alejar un pesimismo innecesario. Ni siquiera es otoño.