Real Madrid El motivo por el que el Real Madrid ha perdido las tres últimas Ligas

Su pobre puntaje ante Barcelona y Atlético, solo 8 de los 36 puntos en juego desde la campaña 2013-2014, le ha privado de ser campeón

Cristiano, en el derbi del pasado mes de febrero en el Bernabéu
Cristiano, en el derbi del pasado mes de febrero en el Bernabéu - ABC

Hay frases hechas en el mundo del fútbol que han calado tan hondo en el aficionados y en los analistas que ya casi nadie se atreve a discutirlas, pero algunas de ellas se ha convertido en falsas realidades que no reflejan el momento actual. Es incontable el número de veces que se ha dicho y escrito que «la Liga se gana en campos pequeños», pero los números demuestran que en nuestro campeonato ha dejado de ser decisivo el llevarse los tres puntos de estadios como Riazor, Los Cármenes, El Molinón, Cornellá, El Sadar o Ipurúa, por poner algunos ejemplos de equipos de Primera que ocupan posiciones entre el décimo y el último puesto.

Desde que el Atlético, gracias al salto de calidad que le ha inyectado Simeone al club rojiblanco, disputa las Ligas de tú a tú tanto a Real Madrid como a Barcelona, los duelos directos entre los tres grandes de nuestro país son los que han decidido el campeón. En el caso del conjunto blanco, con nefasta consecuencias para sus intereses debido al paupérrimo bagaje de puntos obtenido cuando enfrente tiene una camiseta de rayas roja y blanca, o azulgrana.

Un clásico determinante

En la temporada 2013-2014, el Real Madrid sumo solo uno de los doce puntos en juego contra sus dos rivales directos. Era la primera temporada de Ancelotti al frente del equipo blanco y el italiano naufragó en la competición doméstica. De hecho, la dolorosa derrota en el Santiago Bernabéu ante el Barcelona (3-4, jornada 29), con el Madrid de líder y una ventaja parcial en la segunda mitad de 3-2 que distanciaba al equipo catalán a siete puntos, marcó el principio del fin de las aspiraciones merengues en aquel campeonato que terminó en tercera posición, con 87 puntos, a tres puntos del Atlético, vencedor final.

Una campaña después, en la 2014-2015, Ancelotti y el Real Madrid volvieron a quedarse a las puertas del título con 92 puntos, dos menos que el Barcelona, campeón esa temporada. Una vez más, los cara a cara penalizaron al equipo blanco: tres de los doce puntos en juego. La goleada encajada en el Vicente Calderón (4-0), en la noche de la polémica fiesta de cumpleaños de Cristiano, y la derrota en el Camp Nou (2-1) a finales de marzo , ambos encuentros de la segunda vuelta, echaron por tierra todo el trabajo y arrastraron al equipo a un nuevo subcampeonato.

La pasada campaña, misma historia que en las dos anteriores. Solo cuatro puntos sumados ante Atlético y Barcelona en una Liga en la que acabó muriendo en la orilla, con 90 puntos, uno por debajo de los azulgranas, tras llegar a estar doce de diferencia. Su (casi) remontada fue ejemplar, pero una vez más su trabajo no vio recompensa por culpa de sus malos registros en los duelos directos.

A cuatro días del primer derbi de la temporada (próximo sábado en el Calderón) y con el clásico del Camp Nou a la vuelta de la esquina (3 de diciembre), la historia reciente le ha demostrado al Real Madrid que el título se pierde, pero también se gana, en estos enfrentamientos directos, que han cambiado una máxima del fútbol. Ahora, las Ligas se logran en el Camp Nou y en el Vicente Calderón, no en campos pequeños.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios