Real MadridLa metamorfosis de Isco

Es el centrocampista que más goles ha conseguido en Liga en este año, con diez; Zidane le hace jugar arriba para aprovechar su disparo y su visión de juego

Actualizado:

Florentino Pérez lo fichó en 2013 cuando apenas superaba la veintena. Era un genio en el pase, el regate y la visión de juego, pero no se excedía con los goles. Prefería darlos a firmarlos. Zidane le ha puesto en la mirilla el tiro. El gol. Y el malagueño se ha convertido en un creador cazador. Suma diez tantos en Liga en el año natural que vivimos. A ellos añade su gol en la final de la Supercopa de Europa ante el Manchester y el anotado en las semifinales de la Champions frente al Atlético, en el Calderón, colofón de aquella colosal jugada de Benzema. Acaba de renovar hasta 2022. Es un líder de futuro.

«Zidane es el culpable, me hace jugar más arriba, cerca del área, y marco más goles», afirma Isco

Doce tantos en un año. Camina hacia su récord rematador en el Real Madrid. Este año 2017 y la temporada que ahora mismo vivimos van a enmarcar su plusmarca de aciertos en la portería. El malagueño ha logrado diez tantos en el campeonato durante este 2017. Rubricó dos goles en la reciente victoria ante el Español en el Bernabéu, los últimos de su campaña (sin contar la selección española, que en ella también tiene cuenta propia), y ya suma 10 tantos en la Liga en 2017.

Francisco Alarcón es el centrocampista con más goles en Liga este año. Supera en la clasificación anotadora a Carrasco, Adrián González, Xabi Prieto, Raúl García y James Rodríguez, todos con siete tantos.

Los primeros aciertos de Isco tantos en 2017 llegaron con un doblete en casa ante el Granada. El resto de sus dianas en el Santiago Bernabéu fueron ante Las Palmas, Alavés y los dos de la pasada jornada al Español. Como visitante, la cuenta del andaluz es de cuatro aciertos: a Osasuna, Deportivo y Sporting de Gijón (2).

Quedan dos meses de liga en 2017 y toda una temporada para que el genio de Málaga establezca su récord personal como artillero. Culpa de Zidane. El jugador reconoce que el francés le ha hecho jugar más arriba, tras los dos puntas del 4-4-2, y pisa el área constantemente. Mejor para él.

Para el Real Madrid es una delicia aportar un rematador más que solucione entuertos cuando Cristiano es muy vigilado. Así sucedió ante los españolistas. Ronaldo se salió hacia una banda y dio uno de los pases de la muerte letales a Isco, que aprovechó el pasillo generado por el Balón de Oro para conseguir uno de su dos tantos frente al Español.