Fernando Rodríguez Lafuente

Lo quieren todo Fernando Rodríguez Lafuente

- Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Como objetivo modesto no es, claro. Pero eso que adelantó Bale el miércoles tiene su ángel: «hace mucho que no ganamos la Liga…». Parece que los jugadores del Madrid lo quieren todo. Se encuentran en un momento clave. No hay tensiones en el vestuario (la huella de Ancelotti es alargada, éste declaraba hace unas horas: «En el Madrid nunca impuse nada a los jugadores»). Cuando se aprendía latín, el término «auctoritas», se refería a la capacidad de seducción, de admiración que alguien creaba en torno a sí. Nada que ver con el romo concepto de «autoridad» que es otra cosa. Ancelotti le ha pasado ese ¿carisma? a Zidane. Y éste lo administra con una delicadeza espeluznante.

A Zidane los jugadores le respetan y le admiran. En el club no se han vuelto locos con los fichajes, por fin. Todo lo contrario. Ha obrado un sentido común condenadamente inteligente. Se ha recuperado a Morata y Asensio, y se ha advertido, con elegancia, a James y a Isco que aquí los méritos se ganan en cada partido sea cual sea el curriculum con el que llegaron (y alguien, malvado, les recordará que de no entenderlo así, tienen el ejemplo de Jesé). Algunos como Bale, Kroos o Casemiro atraviesan un estado de forma sorprendente al comienzo de temporada. Todo lo quieren, porque todo lo pueden. Hasta Cristiano ha escuchado el viento de la sensatez y ha reconocido que tendrá que aprender a no jugar todos los partidos.

Esta calurosa tarde ¿a quién se le ocurre programar un partido a las cuatro en punto con el verano atorrante que aguantamos? (claro que para disparate el del Sevilla-Las Palmas, dos horas después) de septiembre Zidane puede alcanzar los memorables y extraordinarios números de Miguel Muñoz en cuanto a victorias en Liga. Claro que lo quieren todo, porque lo tienen todo. Pero por encima sobrevuela lo esencial, lo que logra un entrenador: estabilidad, confianza, compromiso, entrega. Como sutil paradoja, la sanción de la FIFA viene de perlas. Porque a los que están, ni uno más ni uno menos, les sobra talento y esfuerzo. Por eso lo quieren todo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios