Reina, en un partido con el Nápoles
Reina, en un partido con el Nápoles - AFP

Real Madrid-NápolesPepe Reina: «A Ramos no le faltan h... para tirarme un penalti a lo Panenka»

«El empate sería un buen resultado, pero no podemos firmarlo», asegura el portero del conjunto italiano

Actualizado:

Pepe Reina, portero español del Nápoles, ha asegurado que conseguir un empate este miércoles en el Santiago Bernabéu, en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, sería un buen resultado, pero que su equipo no lo firma en absoluto, al tiempo que ha destacado la pegada del Real Madrid.

«No nos vamos a engañar, un empate en el Bernabéu sería un buen resultado, otra cosa es que lo firmemos, en absoluto. En estos momentos, tenemos que intentar sacar algo más que un empate, somos conscientes de que también se puede perder, pero a priori y con toda la humildad, el empate no podemos firmarlo», señaló en una entrevista al programa 'El Partidazo de COPE'.

[Escucha aaquí la entrevista completa]

En este sentido, el guardameta afirmó que no se imagina un duelo de «área a área o demasiado abierto». «Intentaremos respetar nuestras ideas de juego, siendo conscientes de que habrá momentos en los que nos pongan en dificultad y de que habrá que ser lo suficientemente humildes para saber que tendremos que sufrir; pero también será al revés», indicó.

Por otra parte, explicó por qué entrenan en la ciudad napolitana y después viajan, sin pisar el Bernabéu antes del encuentro. «El míster lo prefiere así. Ya ha dicho más de una vez que los campos son sagrados; ahí solamente se puede jugar, nada de entrenar. Es un hombre bastante maniático y hay que respetarlo. A mí me gusta entrenar, meterme en la dinámica de partido, conocer el campo primero, pero son gustos muy personales. El que manda es el míster y no se puede hacer otra cosa», apuntó.

Sobre el estado del equipo, que no pierde desde el 29 de octubre, Reina reconoció que están en un buen momento. «Llevamos bastantes partidos sin perder y estamos en una racha positiva. Estamos en una dinámica de buenos resultados y con mucha confianza. Sabemos que aunque llegues en tu mejor momento de forma es siempre muy complicado jugar en el Santiago Bernabéu, pero lo vamos a intentar. Vamos a dar lo mejor de nosotros mismos para intentar dar la sorpresa», manifestó.

«La filosofía de juego es proponer un juego ofensivo y quizá eso nos haga arriesgar un poco atrás. Lo que nos falta para pelear con la Juventus, a estas alturas de temporada, ha sido eso, encajar algún gol menos. No somos un equipo que espere y se ordene atrás. El Madrid es un equipo dominador, pero nuestra idea de fútbol no va a cambiar», continuó.

El internacional español espera también el apoyo en las gradas. «No sé cuántos aficionados del Nápoles van a Madrid y menos cuántos van con entrada, pero vamos a tener apoyo en las gradas seguro. A la gente le hace mucha ilusión esta eliminatoria y van a intentar ayudarnos», expresó.

Por otra parte, afirmó que el Real Madrid «es siempre favorito juegue contra quien juegue. Son los actuales campeones de Europa, son los campeones del mundo, van primeros en LaLiga, recuperan jugadores importantes... Es un partido que entraña mucha dificultad. Yo al Real Madrid no le he visto pequeño nunca. Son favoritos, sin duda. Tendremos mucho respeto, pero ningún miedo», admitió.

«Aunque no jueguen tan bien como les pide la gente que juegue, como equipo sacan buenos resultados, siguen dominando la clasificación y tienen muchísima pegada. Tienen la ventaja de que sus jugadores, en cualquier momento de partido, te pueden hacer dos goles», añadió.

Ramos y un penalti a lo Panenka

Por último, bromeó sobre la posibilidad de enfrentarse a un lanzamiento de penalti del madridista Sergio Ramos. «Hacemos siempre los deberes igual que los habrá hecho Keylor. Hoy en día es más fácil conocerse y hay que estar lo mejor preparado que se pueda. A Ramos no le faltan huevos para tirarme un penalti 'a lo Panenka'», dijo entre risas. «Sabemos que Sergio Ramos tiene una determinación que le hace ser diferente al resto. Esas ganas de rematar le hacen ser muy peligroso», concluyó.