Real Madrid

El nuevo Bernabéu, apuesta estratégica de futuro

El club espera la aprobación del plan del Ayuntamiento de Madrid para comenzar las obras en la próxima primavera. Su final, en el verano de 2020

Actualizado:

Florentino Pérez manifiesta con rotundidad que la remodelación del Bernabéu es la actuación empresarial que marcará el porvenir del club más famoso del mundo. El presidente del Real Madrid destaca que el nuevo estadio define la estrategia de futuro del campeón del mundo y de Europa. Mientras el equipo gana los títulos internacionales más relevantes del universo, la obra que comenzará la próxima primavera significará la creación de negocios que aportarán ingresos extraordinarios a la entidad.

El Cepsa Bernabéu tendrá una fachada envolvente con vídeos e información diaria del club

La reforma persigue el ansiado objetivo de rentabilizar al máximo diariamente la enorme sede futbolística que domina el Paseo de la Castellana. Hacer del coliseo «un estadio moderno, un ejemplo arquitectónico, un orgullo de la capital de España», como expuso Florentino Pérez ante la alcaldesa, Manuela Carmena, en la firma del convenio. Y el colofón de todo el proyecto es ofrecer a los aficionados «80.000 asientos de suma comodidad». Tres mil de ellos serán quitados de diversas zonas y reubicados en la grada del Paseo de la Castellana.

El club espera comenzar los trabajos en cuanto el Ayuntamiento de Madrid apruebe el plan especial de la reforma acordado con el Real Madrid. La entidad calcula que podrá ponerse manos a la obra al final de la primavera. Y el gran objetivo es finalizar la obra en el verano de 2020, con el fin de iniciar la temporada 2020-21 en el Cepsa Bernabéu a pleno funcionamiento.

Aprovechar en altura

Para alcanzar el reto del verano de 2020 está previsto que los trabajos se realicen durante 24 horas al día siempre que sea posible, con el fin de adelantar plazos. Será una labor complicada, muy técnica, pues cuando haya partido en el Bernabéu, cada diez o catorce días, habrá que reinstaurar las gradas, y volverlas a quitar horas después de cada encuentro para reanudar los trabajos. Esta situación se vivirá durante tres campañas.

El nuevo campo mantendrá la misma anchura que posee actualmente. Los técnicos y arquitectos trabajan junto al club blanco para obtener el mayor aprovechamiento comercial en altura. La fachada emitirá vídeos e información del equipo y de la entidad en general. El techo retráctil será la guinda del pastel.

Lo que ha conseguido Florentino Pérez es ganar «ocho mil metros cuadrados» de espacio para tiendas, restaurantes y otros negocio al desplazar a todos los empleados de la empresa al nuevo «cuartel general» de Valdebebas, un edificio de cinco plantas, con ciento cincuenta y cinco metros de longitud por cuarenta de anchura, que se encuentra en plena construcción.

Se obtienen esos ocho mil metros cuadrados y se ganan metros por alto. El espacio del Paseo de la Castellana, que habitualmente se utiliza como aparcamiento, se transformará en una plaza pública que será la antesala a la puerta principal del campo. Y en esa fachada del Paseo de la Castellana se permitirá «un vuelo singular de la cornisa para conformar un gran atrio de entrada de 2.000 metros cuadrados que no altera los límites de la parcela actual».

Un emporio turístico

La actual «Esquina del Bernabéu» será eliminada. Se creará un espacio ajardinado de 6. 000 metros cuadrados en la Plaza de los Sagrados Corazones. Los negocios de «La esquina» serán incorporados al estadio.

El hotel está pendiente del número de solicitudes de empresas comerciales que quieran instalarse en el futuro coliseo. Hay un punto de partida económico: las tiendas aportan más dinero que un hotel. Para que ustedes lo comprendan con un dato práctico: Loewe puede vender en una jornada buena dos mil euros, cantidad que probablemente no obtenga un hotel. Ese es el quid de la cuestión.

El futuro estadio será, más que nunca, un emporio turístico para la capital de España. Se agrandará el Museo histórico del club y se potenciará el Tour del Bernabéu, dos atracciones que hoy concitan la llegada de cuatro millones de visitantes al año. Los cálculos mercantiles de futuro subrayan que «el nuevo teatro del fútbol», el Tour y el Museo producirán un reclamo de seis millones de personas por temporada.

Las claves: 400 millones. Es el coste del proyecto, gasto que será financiado por IPIC, que patrocinará el estadio con el nombre Cepsa Bernabéu durante quince años.

8.000 metros: El club gana 8.000 metros cuadrados para instalar tiendas. Los empleados se desplazan a Valdebebas.

3.000 asientos: Serán reubicados en la grada del Paseo de la Castellana.

Labor de 24 horas diarias. Se trabajará en la obra las 24 horas de cada día, siempre que sea posible, para adelantar plazos. Se reinstalarán gradas cuando haya partido.