Fútbol

En el nombre de Kodro

25 años después del debut de Meho Kodro en el Bernabéu, su hijo Kenan, ariete de Osasuna, se estrena esta tarde en el estadio blanco

Kenan Kodro, delantero del Osasuna
Kenan Kodro, delantero del Osasuna
Rubén Cañizares Madrid - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Como desgraciadamente sucedió con muchos futbolistas de élite de la antigua Yugoslavia, la Guerra de los Balcanes le obligó a reinventarse para buscarse el pan fuera de sus fronteras. Meho Kodro (Mostar, 12 de enero de 1967) llegó a España con 24 años, justo cuando se iniciaba un conflicto bélico que dejó por el camino a familiares y amigos y que destrozó su ciudad natal.

En el verano de 1991, la estrella realista John Aldrige (40 goles en 73 partidos) tomó la sorprendente decisión de regresar al fútbol inglés, pero la Real Sociedad reaccionó con agilidad y atino. Fichó a Kodro por setenta millones de pesetas y el bosnio dejó una brillante hoja de servicios durante cuatro temporadas (73 tantos en 129 partidos): «Fui muy feliz en la Real. Es el club de mi vida. Y la ciudad es maravillosa. Por eso una vez que terminó mi carrera nos quedamos aquí a vivir. Mi familia se siente muy identificada con San Sebastián», detalla Meho a ABC.

El delantero bosnio sigue ligado al fútbol desde los banquillos. Llegó a ser hasta seleccionador de su país, aunque ahora está sin equipo, y es padre de tres hijos: las chicas Danila y Meleiha, y el varón Kenan, futbolista y delantero, como su progenitor. El mediano de los Kodro se crió en el Antiguoko, club de dónde salieron Xabi Alonso, Arteta o Aduriz, y allí fue dirigido por su padre. Luego pasó a formar parte de las categorías inferiores de la Real Sociedad hasta que en el verano de 2014 fichó por Osasuna, donde consiguió el ascenso a Primera el pasado mes de junio. Hoy, Kenan Kodro pisará por primera vez el Santiago Bernabéu: «Hace pocos días tuve una charla con él sobre el partido. El Madrid, en su estadio, con Cristiano de vuelta... Intenté relativizar todos sus pensamientos y remarcarle que al Bernabéu se va disfrutar del oficio de futbolista. Y, a veces, las sorpresas se hacen realidad».

Estreno goleador

Kodro sabe de lo que habla. Su primer gol con la camiseta de la Real Sociedad lo anotó en el Bernabéu, el 7 de diciembre de 1991. En aquella ocasión perdieron 4-1, pero dos temporadas después el conjunto donostiarra se llevó el triunfo de Chamartín gracias a un 0-2 en el que él mismo abrió la lata. «Mi padre tiene razón. Vamos a competir con nuestras armas y quién sabe lo que puede ocurrir. Pero, sobre todo, vamos a pasarlo bien. Llevo toda la vida viendo al Madrid por televisión y será un privilegio jugar en el Bernabéu, aunque solo sean cinco minutos. Quizás se repita la historia y otro Kodro marque en su debut en el Bernabéu…», cuenta ilusionado Kenan a este periódico.

Meho cree que su hijo tiene cualidades y talento para triunfar en el fútbol, aunque los inicios hayan sido complicados: «El apellido fue más un peso que una bendición. Es muy complicado el papel de mi hijo, mucho más de lo que la gente se piensa. Cuando se marchó de la Real hace un par de años se liberó. Aquí en San Sebastián la sombra de mi apellido es muy alargada», explica Kodro padre. Kenan le da la razón: «El apellido pesa, tanto que hasta te puede restar. Por eso cuando estaba en la cantera de la Real Sociedad, que la gente me comparase con mi padre me provocaba ansiedad y nervios, y no podía vaciarme ni mostrar mi fútbol, pero desde que estoy en Osasuna ya no me influye saber quién fue mi padre»

Meho no es un padre que esté todo el día encima de su hijo, «no me gusta agobiarle, solo darle buenos consejos». Sabe que lo que él fue en el fútbol no en sencillo lograrlo y por eso mima y cuida a su hijo con mucho tacto: «Lo único que le pido es que tiene que tener su propio carácter. Que se olvide del apellido que lleva en la camiseta. Su gran problema es que ha tenido una explosión tardía, pero ahora en Osasuna ha encontrado su espacio y estoy convencido que va a crecer mucho en Pamplona». «Así es, yo soy Kenan Kodro, no Meho Kodro, y estoy haciendo mi carrera. Hay jugadores que maduran antes y otros después. Ahora estoy el equipo adecuado dibujando mi propio camino» explica el hijo.

A sus 23 años, Kenan es ya un héroe en Pamplona. Anotó el tanto del ascenso ante el Girona y lo primero que hizo nada más acabar ese encuentro fue dedicárselo a su padre: «Ese gol me emocionó más que cualquiera de mi carrera. La felicidad y el éxito de un hijo no tiene comparación con nada». Kenan le avisó horas antes de que marcaría y se lo dedicaría. Y así fue: «Él mejor que nadie sabe todo lo que hemos pasado juntos entrenando y todo lo que yo había trabajado para ese momento. Pero quiero más, y ojalá pueda dedicarle pronto mi primer gol en Primera». Hoy, en el Bernabéu, puede repetir la historia de su padre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios