Real Madrid

Modric vuelve al fútbol

El croata se ha recuperado con mucha anticipación de su lesión condral en la rodilla izquierda y Zidane desea darle minutos frente al Leganés

Varane, Kovacic, James, Modric y Casemiro
Varane, Kovacic, James, Modric y Casemiro - EFE
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Zidane respira en plena reflexión sobre la relajación del equipo. Modric está listo para ayudar al equipo. Se rompió frente al Español (Diop le partió), disputó lesionado los partidos ante Las Palmas y el Borussia Dortmund (27 de septiembre) y dejó de competir. Tenía una lesión condral en la rodilla izquierda. Un mes después puede jugar. Un éxito médico de Olmo, Aramberri y Leyes. Su fichaje por el Real Madrid en 2012 demostró ya una tenacidad que su sonrisa esconde. En el mes de julio de aquel año decidió que vendría al Real Madrid con una cabezonería que su elegancia y su clase no dejan traslucir. Es un futbolista rocoso mentalmente. Esa personalidad casa generalmente con los centrales y los centrocampistas de mono de trabajo. Modric rompe el molde. Vino al club blanco el 27 de agosto de 2012 y se enamoró de lo que era el Real Madrid. Le sorprendió la relevancia externa e interna de la entidad. Se hizo madridista de corazón en unos meses. Y se erigió en el director de juego del equipo. Acaba de renovar hasta 2020, dos semanas después de ser operado de su lesión condral en la rodilla izquierda. Su doble sesión diaria de trabajo y la labor enorme de los fisioterapeutas le permitirán tener unos minutos el 6 de noviembre frente al Leganés.

Se ha entrenado con balón en Valdebebas y ansía volver al fútbol de competición ya

Jugar el domingo significará que tendrá que viajar el lunes a concentrarse con la selección croata y medirse a Finlandia el 12. Lo tiene asumido. Lo importante para él y para el Real Madrid es que llegará al derbi del Calderón del 19 de noviembre en buena forma La historia de superación del croata es «un milagro con m de Modric», destacan fuentes del Real Madrid. Es un milagro con «m» de mañanas de cuatro horas de entrenamiento con carrera, abdominales, natación en piscina cubierta y baloncesto para saltar y variar los movimientos de su musculatura. Es un milagro con «m» de mediocampista que tiene interiorizada su relevancia en el equipo y se ejercita con entrega para recuperar el liderazgo que se ha ganado y le han dado en el campo.

El doctor Olmo le aconsejó operarse. Hoy se encuentra listo. Reaparecerá el domingo ante el Leganés, jugará con Croacia ante Finlandia el 12 de noviembre y disputará el derbi del 19 en el Calderón

Se operó y se planteó su porvenir inmediato. «volver a jugar cuanto antes», señala «Luka». Esa ansiedad fue recogida por los doctores Jesús Olmo yMikel Aramberri, que el 1 de octubre le convencieron para someterse a una artroscopia después de varios días de diálogo en los que se analizaron todas las opciones. Se rompió la rodilla el 18 de septiembre en el estadio españolista de Cornellá. Modric continuó jugando en el campo blanquiazul. No pudo hacerlo tres días más tarde ante el Villarreal. Reapareció en Las Palmas y también se midió al Borussia Dortmund, encuentros en los que el dolor de rodilla no le permitió rendir bien. Se sabía desde el partido de Cornellá que sufría esa lesión condral en la rodilla izquierda. Los médicos habían dialogado con el jugador respecto a las medidas a tomar. «Podía realizar un tratamiento conservador, o admitir una artroscopia», explica el Real Madrid. Durante dos semanas se comprobó su evolución. Los dolores en esos dos encuentros decantaron la balanza. «Luka se enfrentó a dos opciones: operarse o no. La segunda opción tuvo mucho peso, y estuvo a punto de llevarse a cabo, pero fue la insistencia de los médicos del club, con Jesús Olmo y Mikel Aramberri a la cabeza, lo que hizo apostar por una decisión arriesgada. «No fue nada sencillo este paso. Pero se dio. Y no sólo se dio el salto adelante, sino que se hizo de forma rápida». La artroscopia se llevó a cabo el 2 de octubre. Los médicos también le convencieron para que se operará en España, pues tenía propuestas para hacerlo en Croacia y en otras naciones, y que la llevarán a cabo los especialistas recomendados por el Real Madrid: Mikel Aramberri, doctor del departamento del Real Madrid, un gran experto en traumatología, y Manuel Leyes, un especialista mundial en rodillas.

Hoy está preparado para reaparecer frente al Leganés en el Bernabéu. Y lo que es fijo es su liderazgo en el derbi del 19 de noviembre: «Estaré al cien por cien para jugar ante el Atlético en el Calderón». Era su meta desde que conoció el alcance de la lesión. El centrocampista lo ha dado todo con dos entrenamientos diarios para adelantar los plazos. Y alaba a quienes le han aconsejado y ayudado en las decisiones tomadas y en su evolución: «Agradezco mucho el gran trabajo de los doctores y de los fisioterapeutas, de las personas que están ayudándome cada día, mañana y tarde, para volver a jugar cuanto antes». La decisión de pasar por la artroscopia tenía el peligro de atrasar su retorno a la competición. La labor del futbolista, de los médicos y de los fisioterapeutas han permitido reducir el periodo de recuperación en un milagro pocas veces visto. El tratamiento conservador tenía el problema de los dolores en la rodilla y de poder ser baja en cualquier momento, ante el partido más importante. La operación presentaba una meta, el derbi del 19 de noviembre, y Modric estará en perfectas condiciones para medirse el día 6 al Leganés. Y el día 12 con Croacia. Y el 19, ante Simeone.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios