Real Madrid

Marcos Llorente: «Mi referente es Xabi Alonso»

El canterano, el último mohicano de la saga Gento-Grosso-Llorente, renueva hasta 2021: «En mi casa me hablaban de trabajo, darlo todo y humildad»

Actualizado:

Hijo de la gacela de los años ochenta y noventa, Paco Llorente. Hermano de Julio Llorente, su apoderado. Heredero de Grosso y del pionero de la saga, Gento. Se llama Marcos Llorente y está destinado a ser un centrocampista importante en el Real Madrid actual. Hoy ha firmado su renovación hasta 2021 con el presidente, Florentino Pérez. «En mi casa se hablaba de trabajo y humildad como las virtudes que eran necesarias para triunfar en el club de mi vida, en el que entré a los trece años».

Finalizaba contrato en 2018, dentro de ocho meses, y el club y el jugador han rubricado un nuevo acuerdo por cuatro temporadas, hasta 2021, con una mejora sustancial de su ficha. Marcos se suma a Theo y Ceballos en la búsqueda acertada de nuevos talentos del campeón.

El Real Madrid y el futbolista tenían que estudiar el futuro del chaval hace unos meses, tras su gran campaña en el Alavés. Ayer fue recibido en Mendizorroza con cánticos en su honor, agradecida la afición local por su excelente rendimiento. Marcos anotó un golazo en la final de Copa, frente al Barcelona, como colofón a un año inolvidable. Zidane, que ayer le dio buenos minutos en Vitoria, analizó entonces si era mejor incorporarlo ahora al Real Madrid o darle otro año de cesión: «En el Alavés viví una gran experiencia y ahora espero triunfar en el club de toda mi vida».

«Sé que debo tener toda la paciencia del mundo para jugar; en mi casa siempre me dijeron que nunca te lamentes de no darlo todo en los entrenamientos y en los partidos»

Se decidió, de acuerdo con los dirigentes del club, con Florentino Pérez, con José Ángel Sánchez y con otros colaboradores de la dirección deportiva, quedarse con él. Será el relevo de Casemiro, un hombre que casi no tuvo descanso en los dos últimos años con Zidane porque no había sustituto. Ya lo hay, se llama Marcos Llorente y alberga en su ADN genes de Gento, Grosso y la familia Llorente, que marca goles y encesta canastas en la casa blanca desde hace cuarenta años. Ahí es nada. «Ellos siempre me dijeron que hay que darlo todo en los entrenamientos y en los partidos. Lo que quiero que digan de mí dentro de muchos años es que nunca dejó de darlo todo, que nunca me pueda lamentar yo de no haberlo hecho».

El jugador cumple periódicamente sueños escuchados en su casa, con Paco, su padre, como mentor de los grandes momentos de la quinta del Buitre, con la que compartió éxitos. «Quiero triunfar y sé que debo tener paciencia para jugar. Tengo toda la paciencia del mundo, porque hay mucha competencia».