Asamblea Real Madrid«Hay que manifestarse contra los arbitrajes»

Las anécdotas de una asamblea feliz. «Yo no soy violento, ni mi mujer, eso sí, ella tiene mal carácter»

Actualizado:

Lo mejor, lo más bonito de las asambleas del Real Madrid, maratonianas, son las manifestaciones de los socios, sinceras, claras, rotundas, excesivas a veces. Lo más divertido es observar el pulso del pueblo llano sobre lo que rodea al equipo y a la institución. Los gastos del PSG y el «Fair Play Financiero» eran una de las polémicas de desayuno, en oposición a la buena gestión madridista, premiada con éxitos. Mientras el conjunto blanco persigue hoy su primera victoria en el Bernabéu en esta Liga, muchos compromisarios expresaron su enfado con los arbitrajes que sufre la entidad, con Sánchez Arminio como diana de sus lamentos.

Fernando Chávarri, socio 169: «Hoy es un día importante y difícil para España por los acontecimientos catalanes. Por eso, al amparo de mis 74 años de socio, quiero elogiar a un madrileño de pro, gran empresario, un gran dirigente del Real Madrid, un gran español»

Fernando Chávarri, socio número 169 del club, fue directo al grano en su exposición ante la Junta directiva: «Hoy domingo 1 de octubre es un día importante y difícil para España por los acontecimientos catalanes. Por eso, al amparo de mis 74 años de socio, de mi edad, quiero elogiar a un madrileño de pro, gran empresario, un gran dirigente del Real Madrid, un gran español. Yo le doy públicamente, en fecha tan señalada como hoy, las gracias y espero que continúe mucho tiempo al frente del Real Madrid». Florentino Pérez le quiso frenar en los elogios: «Fernando, que parece que te he comprado, haz una pregunta por favor». Las risas llenaron la asamblea, pero los socios aplaudieron con fuerza las palabras de este socio, que pidió a la Virgen, a todas las que lleva en sus estampas, que apoye siempre al presidente del club.

Otros socios pidieron «un recuerdo y todo nuestro apoyo a los socios madridistas en Cataluña, en estos días tan duros y difíciles».

«Vengo a hacer gala de ser jefe de la oposición», dijo Jesús López Gómez, arrogándose un papel que fue criticado por otros socios

Jesús López Gómez se arrogó el papel de jefe de la oposición: «Vengo a hacer gala de ser jefe de la oposición. ¡Menudo día ha elegido usted para la asamblea, cuando el foco mediático está en otra parte! Usted renueva jugadores y ya se espera la renovación de la renovación».

Florentino Pérez: «Ese señor se arroga el puesto de jefe de la oposición, supongo que es una broma. Esto no es un parlamento, es una asamblea de socios para ayudar al Real Madrid a ser mejor»

Los compromisarios silbaron a Jesús López Gómez por su mensaje negativo y su prepotencia en arrogarse el papel de opositor en jefe. Carlos Mario Ruiz Prieto criticó los cambios de asientos de los socios para reubicar la grada de animación en el fondo sur. El fondo de la cuestión era acabar con los radicales de los Ultras Sur. El presidente fue claro: «Había que acabar con los violentos y lo hemos hecho».

María Eugenia Sánchez, socia e integrante de la peña de Boadilla del Monte, pasó a atacar el sistema arbitral: «Muchos socios hablamos de los nefastos arbitrajes que sufrimos. El club debe hacer algo. Hay que manifestarse contra los arbitrajes». Otros socios incidieron en la mala gestión de Sánchez Arminio con sus colegiados «en contra del Real Madrid».

«Un recuerdo y todo nuestro apoyo a los socios madridistas en Cataluña, en estos días tan duros»

Varios socios criticaron los pagos de 67 millones en primas a los futbolistas y criticaron a Pedro López, vicepresidente del club, por exponer que ojalá la próxima temporada también se reduzcan los beneficios por haber pagado tantas primas, lo que significaría la obtención de grandes títulos.

Florentino Pérez contestó con franqueza. «Pedro López ha dicho eso porque supondría ganar títulos, pero sepan una realidad: esta temporada tenemos 137 millones de beneficios de explotación y si no hubiéramos ganado esos títulos habríamos conseguido 180 millones. Sin embargo, los títulos son los que mantienen nuestra marca en el mundo. Y los jugadores son los que generan los ingresos».

«Yo no soy violento, ni mi mujer, eso sí, mi mujer tiene mal carácter», dijo un socio al hablar del cambio de asientos para eliminar a los radicales

Luján, un socio que intervino dos veces, pidió una cuestión relativa a Cataluña: «Rompa con MediaPro, una empresa que quiere la independencia de Cataluña». Florentino Pérez le respondió que queda año y medio de contrato con esa empresa y que entonces se estudiará qué se hace. Este socio entendió mal unas palabras de Florentino Pérez y dijo: «Yo no soy violento, ni mi mujer, eso sí, mi mujer tiene mal carácter». El presidente se refería a que el cambio de asientos era para acabar con los violentos y Luján entendió que le señala ba a él. No era así. Su referencia a su esposa provocó las risas.

Florentino Pérez respondió al asunto del equipo femenino: «Crearemos una escuela de fútbol para que las niñas aprendan a jugar, pero no haremos un equipo de competición»

El dirigente blanco precisó que se creará una sección femenina de fútbol, pero para la formación de chicas con el fin de tener una escuela de fútbol. «No crearemos un equipo de competición para fichar a una brasileña o una alemana, esa no es nuestra idea. Queremos formar a las niñas en el fútbol».

Un socio felicitó a Florentino Pérez por elegir a Zidane como entrenador: «Además de su valía, tiene el talante y la educación que ya no se ve». Otro socio expuso que el club diga con claridad que en su estadio no se ultrajará del himno español y que por eso se niega a permitir las finales de Copa con clubes y aficiones que están en contra de España: «El Real Madrid debe explicar abiertamente que la final de Copa no se jugará en su estadio si vienen equipos como el Barcelona con una afición que silba nuestra himno y lo menosprecia».

En el ambiente general quedó un análisis mayoritario de los socios, expuesto ante ABC: «Hemos ganado todo y hay algunos compromisarios que nos critican por las primas, qué tristes son algunos. Fíjate cuando no ganemos, qué dirán».