Atlético-Real Madrid Lucas es la carta blanca del líder

Benzema puede jugar, pero le falta ritmo. Ramos y Kovacic están bien y serán titulares en el Calderón

Modric, Bale Y Lucas
Modric, Bale Y Lucas - EFE
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Zidane posee la cabezonería de sus padres, Smail y Malika, sello biológico de la Cabilia argelina, y la ambición del hijo de emigrantes que nació en Marsella en 1962, allá en La Castellane (una letra transformaría su vida desde 2001), y quiso triunfar con la autoridad de un francés. El entrenador del Real Madrid universal, que se expande desde Cuba a Camboya, desea ganarlo todo. Tiene la misma ansiedad caníbal de Cristiano. No quiere perder ni en el monopoly. No admite pulpo como animal de compañía, quiere triunfar. Y sabe que esta noche se juega mucho más que tres puntos. Sueña con una victoria que signifique una demostración de poderío para conseguir esa Liga que se ha divorciado del club desde 2013. No se conforma ni con el empate, aunque sea un buen resultado que alimente su condición de invicto desde el 6 de abril. Es el mensaje al vestuario. Luego, la potencia del Atlético te puede hacer querer firmar la igualada como relevo de la derrota. De salida, sin embargo, el francés no la rubrica. Son el Real Madrid. Conformarse es de cobardes. Como subraya Isco en ABC, «hay que ganar en el Calderón, es una final».

[Atlético-Real Madrid en directo]

Zidane no se conforma con el empate, quiere ganar y dar un golpe de autoridad en la Liga ante un rival al que no ha ganado en noventa minutos reglamentarios

El técnico ha jugado el derbi desde el domingo. Ha escondido sus cartas, como hacía Mourinho, sabedor de la estrategia de Simeone de enviar mensajes falsos antes de cada partido importante. «Zinedine» ha tapado el estado físico de Kovacic, Modric, Benzema, Ramos, Casemiro y Pepe hasta hoy. Los dos últimos futbolistas fueron descartados ayer, aunque podrían jugar si fuera el último encuentro de la temporada, porque el responsable del equipo no podía alinear hoy a medio equipo recién sacado de los médicos. Kovacic, Modric, Ramos y Benzema están aptos para medirse a las huestes de Simeone. El marsellés, no obstante, se guarda un comodín secreto que aún no ha decidido y que hoy debe discernir. Contar con Lucas Vázquez para reforzar el centro del campo y reservar a Benzema para el segundo tiempo y especialmente para el duelo de martes en Lisboa ante el Sporting portugués, otra final de noviembre. El delantero francés solo suma dos sesiones con balón y no se encuentra al cien por cien. «Está en la convocatoria, mañana veremos si juega», adujo su jefe sin dar explicaciones. Secreto.

Ramos, azote atlético

«Zizou» ha analizado estratégicamente que no puede regalar el centro del campo a su colega argentino y tiene en su cabeza un sistema 4-2-3-1 con Modric y Kovacic como pivotes y una línea de medias punta que podrían formar Lucas Vázquez, Isco y Bale, con Cristiano como único punta. Lucas será protagonista en el derbi, en todo caso, antes o después, pues es un extremo derecho nato que rompe defensas con su regate y velocidad.

«Ramos es un líder, no me sorprende», señala Zidane. «Cuando vino en 2005 los dos teníamos más pelo»

Ramos es la novedad en la defensa para tranquilidad del «míster» francés, que recupera al líder del equipo, al que manda. El sevillano permite colocar a Varane en su sitio, como central diestro. Son complementarios. El francés es veloz y va bien por alto. El capitán se anticipa, saca el balón jugado, ordena y cabecea de cine en ataque, como sabe el Atlético. «Ramos es un líder. No me sorprende. Cuando llegó en 2005 los dos teníamos más pelo», indica su técnico con salero. «Será un partido complicado ante un rival que no solo defiende, sino que ataca bien», remató el francés. Y se concentró para desmentir sus elogios.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios