Real Madrid

Isco ejerce de Cristiano

El malacitano solventó los problemas de remate del campeón con dos tiros colocados; la afición le ovacionó

Actualizado:

Cristiano era la atracción interna en el césped. La externa estaba en la grada con la manifestación de amor a España. Futbolísticamente, estábamos en la jornada séptima y no había conseguido todavía un gol en esta Liga, perjudicado también por la sanción sufrida en las cuatro primeras jornadas gracias a los enormes errores del colegiado De Burgos Bengoetxea. Muy marcado, Isco cogió su fusil y se encargó de marcar los goles que no tuvo The Best. El andaluz fue ovacionado cuando fue cambiado en el minuto 89.

Ronaldo, muy marcado, decidió abrirse y dejar hueco para que Isco aprovechara el pasillo. Así fue

Zidane animó en todo momento a la estrella del equipo desde 2009. Autor de dianas determinantes frente al Apoel y el Dortmund, no acertaba en el campeonato español y al portugués le incitan estas cosas. Su lema es obsesionarse en alcanzar retos para mejorar sus prestaciones. Y la Liga era ya una obsesión para el Balón de Oro. Pero los disparos no le entraron. Y decidió dar el gol. Un pase medido del madeirense buscó el desmarque de Isco para que el andaluz firmara el primer tanto.

Son los dos primeros goles de Isco en esta Liga, tras decidir la Supercopa de Europa con un tanto de arte frente al Manchester de Mourinho

La tónica persistió tras el descanso. Faltaba velocidad y sin rapidez no hay oportunidades claras. Entró Lucas por Kroos y todo cambió al instante. El contragolpe blanco ya funcionó. Y Asensio aprovechó otro desmarque de Isco, dadas las vigilancias sobre Ronaldo, para que el malacitano rubricara la diana de la tranquilidad.

Por la mañana, la asamblea madridista de socios compromisarios celebró el rendimiento histórico de este plantel, ganador de siete títulos en dos campañas, con aplausos para Cristiano cuando Florentino Pérez analizó su ejemplar comportamiento profesional. Anoche, ahogado como «nueve», rodeado de rivales en el área, se abrió para dejar huecos a Francisco Alarcón, que se puso la camiseta de delantero centro. Son sus primeros dos goles en la Liga, después de decidir la Supercopa de Europa ante el Manchester United en Macedonia.