Fernando Rodríguez LafuenteSeguir

El empate no existe Fernando Rodríguez Lafuente

La frase se le atribuye a Pelé, pero bien pudiera figurar en el frontispicio del vestuario del Madrid

La frase se le atribuye a Pelé (Edsón Arantes Do Nascimento, 1940, Três Coraçoes, Brasil), pero bien pudiera figurar en el frontispicio del vestuario del Madrid, para que cada jugador la leyera y se la grabará en su memoria antes de cada partido. Menudo espectáculo contemplar como en el túnel de salida, los once titulares recitarán como un mantra budista, bajo la invisible batuta de Zidane: “El empate no existe, el empate no existe...” Ya fuera como terapia, consuelo o advertencia. El empate no existe porque jugar a empatar es jugar a nada. Este Madrid no tiene término medio, o sale y arrolla o le arrollan, por eso empata. Empatar es quedarse en la nada. En términos de este Madrid es salir a tirar el primer tiempo. Se saludan, se pasan el balón con aires de caballeros distinguidos, provocan algún saque de esquina, cabecean sin demasiada convicción y, cumplidos los cuarenta y cinco primeros minutos, más el tiempo añadido, se retiran tan campantes al vestuario. Lo dejan para el trallazo final. Son como el opositor que, en busca de aventuras, de los cien temas, se deja tres sin estudiar, porque hay que darle emoción. Y así, con prisas, empatan, con emoción, claro. O peor, se ponen por delante y se echan una siestecita, hasta que el contrario, empata. Y van cuatro. Otro récord. Palabra que tanto gusta en la sociedad del “selfie”.

Empatar es como pensar que cuando, en el oscuro diciembre, el avión está a punto de aterrizar en Nueva York y alguien pregunta qué temperatura hace, otro le contesta que cero grados, y entonces el primero, satisfecho, orondo, dueño de sí mismo, comenta”Qué bien, ni frío ni calor” Eso es el empate. El que no existe al buen decir de Pelé. Ni frío ni calor. Es decir, un frío de órdago. El que se les queda cuando se retiran apesadumbrados al vestuario del que salieron ufanos y sobrados una hora y media antes. Zidane ya puede ir colocando el cartelito con la frase de Pelé en español, inglés, francés, portugués, alemán, croata, o noruego, si convoca a Odergaard, que es el que faltaba.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios