Real Madrid La dura competencia de Benzema

Morata y Mariano, dos delanteros muy distintos al francés, luchan por su puesto; Álvaro es un acicate para el «nueve», que vuelve a tener un rival directo

Real Madrid: 
La dura competencia de Benzema
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Ha sido un año muy difícil para Karim Benzema. Descartado de la selección francesa, el delantero se ha centrado en jugar bien en el Real Madrid a lo largo de una temporada en la que una lesión en la cadera, esa sacroileítis dichosa, le ha dejado sin disputar la mitad de los últimos veintiocho partidos del equipo. Menos mal, para el francés, que fue protagonista en las finales de la Champions y de la Supercopa de Europa, dos títulos que han sido su gran alegría en la campaña más dura de su carrera.

Zidane motiva a su compatriota con la consecución de otros 24 goles en Liga, récord personal que alcanzó la temporada pasada

El fichaje de Morata, recuperado por 30 millones de euros, y el ascenso vertiginoso de Mariano desde el filial, han potenciado la obsesión de Benzema por mejorar su rendimiento en su club, alejado de los designios de Deschamps con Francia. Durante la pasada campaña, la más complicada de su vida, alcanzó su plusmarca personal de goles en la Liga, 24. Ahora, presionado por la evolución del madrileño y por la efervescencia rematadora del dominicano, pretende repetir ese nivel de eficacia.

No dar más opciones

Zidane le fustiga con esa cifra. El entrenador madridista subraya que «Karim» necesita retos para superarse y ya le ha impuesto el primero cuando todavía no ha debutado en el campeonato español, afectado por esa dolencia que le ha impedido mantener una continuidad. El «nueve» trabaja a conciencia en sesiones de mañana y tarde, con Pintus y en solitario, para reaparecer el día 10 frente a Osasuna y no conceder más oportunidades a sus dos opositores internos por el puesto más cotizado del once.

La llegada de Morata al Real Madrid era una advertencia. El «nueve» no puede dormirse en los laureles. Lo conseguido antes no cuenta. Hay que repetirlo, refrendarlo y si es posible, superarlo. Benzema ha mejorado precisamente su nivel en los últimos dos años para dejar de ser el mejor surtidor de pases de Cristiano y convertirse en un punta más goleador. Ahora, Morata viene con la misión de ser un atacante alternativo, válido en el contragolpe y en el fútbol de pase al hueco y de mayor velocidad, virtudes que aglutina.

Mariano, el «killer» nato

La reciente novedad de Mariano, autor de 27 goles en el filial, supone una competencia extraordinaria tanto para el francés como para el español. El joven dominicano es el delantero centro más clásico de los tres. Un rematador nato que posee la atractiva característica de disparar al primer toque.

Morata fue sustituido por el centroamericano frente al Celta cuando en el Real Madrid apremiaba la obtención de un segundo gol. Hacía falta un «killer» capaz de rematar cualquier balón. Fue también un aviso para Benzema. Cuando haga falta un ariete puro, Mariano Díaz Mejía será el indicado.

 Esta dura competencia es el objetivo de Zidane. Al técnico le encanta la lucha interna entre sus futbolistas. Obtiene lo mejor de ellos. La revolución generada por Asensio ha significado la progresión de James. Carvajal y Danilo viven una pelea constante. Varane es la motivación de Pepe. Y Bale exige a Cristiano sacar lo mejor de sí mismo. Morata y Mariano son complementarios a Benzema. Tres delanteros muy diferentes. Zidane ha querido que su compatriota se recupere durante un mes de su sacroileítis, tras recaer en la Supercopa, para que tenga continuidad en el equipo y alcanzar, de esa manera, su mejor nivel. Benzema sabe que Morata será su rotación constante. Y Mariano, el revulsivo de los dos internacionales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios