Dortmund-Real Madrid Dortmund, territorio maldito

La primera prueba seria del curso mide al Real Madrid ante uno de los equipos más en forma de Europa

Reus, fusilando a Ramos en el último Dortmund-Real Madrid (2-0)
Reus, fusilando a Ramos en el último Dortmund-Real Madrid (2-0) - AFP

El lugar donde Mourinho se dejó sus últimas opciones de pasar a la historia (europea) del club blanco, y en el que Casemiro se hizo adulto e Illarramendi pequeño, vuelve a medir a un Real Madrid que llega a Dortmund enrabietado tras dos empates consecutivos y con un conato de fuego sofocado gracias la sensata mano izquierda de quien ha sido cocinero antes que fraile: «Con Cristiano está todo normal. Es lógico que se enfadara, lo entiendo, pero yo he tomado la decisión de cambiarle por el bien del jugador. Yo no soy tonto y Cristiano es inteligente. No estoy aquí para inventar nada. Todos tenemos el mismo objetivo», explicó Zidane en la coqueta sala de prensa del Signal Iduna Park

Dortmund disfruta estos días del cosquilleo que genera tener de nuevo en la cuenca del Rhur al once veces campeón de Europa. Para los seguidores y trabajadores del Borussia, es un paréntesis a ese martillo pilón que es el Bayern temporada tras temporada, y un desafío. El conjunto aurinegro se siente poderoso cuando enfrente tiene al Real Madrid. No es casualidad que en las cinco visitas de los blancos a Dortmund nunca haya ganado (dos empates y tres derrotas): «Queremos demostrarle a Europa que en Alemania hay otro gran equipo, que somos nosotros. Por eso se crea este clima tan especial cuando viene a jugar el Madrid. Sabemos la repercusión que tiene ganarle a este club», señalan a ABC varios empleados del Borussia, mientras presumen de mural de la fama en el pasillo que da acceso a la zona mixta. En él sobresale la Champions de 1997, lograda en el Olímpico de Múnich ante la Juventus de Zidane (3-1), hasta la fecha el mayor hito de la historia del club.

Thomas Tuchel, despistado

El Madrid llega a Dortmund con las bajas de Marcelo y Casemiro, esta segunda desconocida para Thomas Tuchel, quien fue informado por los medios españoles de la segura ausencia del brasileño. Ya fuera por desconocimiento o escepticismo, el entrenador del Borussia no terminaba de creérselo: «A veces hay curas milagrosas...».

El gran interrogante estará en la portería del Real Madrid. Justo cuatro meses después de su último partido, todo apunta a que Keylor Navas partirá en el once. Zidane no desveló su decisión, pero dio alguna pista: «Está para jugar noventa minutos».

El técnico galo ha vivido como jugador, y como segundo entrenador, el infierno del Signal Iduna Park, pero el peso del escudo nunca es cuestionable: «Hemos venido aquí a jugar al fútbol ante un equipo con una bonita filosofía, pero somos el Real Madrid. No me importa el pasado».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios