Real Madrid Cristiano revoluciona su estilo en los lanzamientos de falta

El futbolista portugués vuelve a ser importante en los disparos a balón parado gracias a su nuevo tipo de golpeo

El golazo de falta de Cristiano, en disparo colocado y con efecto, ejecutado con el interior del pie derecho
El golazo de falta de Cristiano, en disparo colocado y con efecto, ejecutado con el interior del pie derecho - IGNACIO GIL
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Cristiano puso el balón a cuatro metros del área, un poco escorado a la derecha. Echó el cuerpo hacia atrás. Metió el interior del pie diestro para asegurar la precisión y dio efecto a la pelota. La colocó en la escuadra izquierda de su amigo Rui Patricio y consiguió la explosión del Bernabéu al firmar el empate imposible, preludio de la victoria inesperada con el cabezazo de Morata. Ronaldo salvó al Real Madrid de un grave problema en la Copa de Europa gracias a un cambio radical en su estilo de lanzar los golpes francos. Apuntó su trigésimo gol de falta con un toque técnico que daba velocidad al esférico a la vez que inyectaba la rosca para conseguir un vuelo de afuera hacia dentro de la escuadra de la portería del Sporting luso.

El portugués ha marcado treinta goles de falta en el Real Madrid, diez en Champions, 19 en Liga y uno en Copa

Atrás quedan seis años en los que el ariete protagonizó otras dos formas muy distintas, radicalmente opuestas a la actual, de ejecutar los disparos a balón parado.

Del estilo portugués al toque

Su forma clásica ha sido el trallazo puro y duro, con toda la potencia, ejercido desde el centro del empeine del pie derecho. La otra variante era la «folha seca», la falta al «estilo portugués», como la denomina Cristiano, que consiste en pegar muy fuerte al balón con la parte delantera del empeine, junto a los dedos del pie, para que adquiera altura rápidamente y caiga de golpe en la portería. Así las ejecutaba Pelé. «En Portugal decimos que ese estilo es el nuestro», subraya Ronaldo con aura de propiedad nacional intelectual.

El cambio es total. El máximo artillero de la historia del club, 366 tantos en 350 partidos, ha entrenado mucho la nueva faceta del lanzamiento, que aúna colocación y velocidad del balón. Lo ejercerá siempre que la distancia sea corta. La «folha seca» la reserva para los disparos cruzados situados a treinta metros de la portería.

Lejos queda el chutazo raso que supuso el 0-4 al Bayern en Múnich, hace dos años, camino de «la Décima», o el «tomahawk» frente al Wolfsburgo en la última Copa de Europa. Ha aparcado el «bazooka» en beneficio de la concreción del tiro.

Bale, cuando conviene un zurdo

Desde la temporada pasada comparte los golpes francos con Bale. El galés tiene la potestad de tiro cuando la situación es aconsejable para un zurdo. El luso solo los ejecuta cuando el disparo exige un diestro. James es la tercera vía en este capítulo. El colombiano será el lanzador zurdo cuando el galés no juegue.

Cristiano ha sido más efectivo en la Copa de Europa que en la Liga en los disparos de falta. Ha marcado diez veces en Champions, 19 en el campeonato nacional y uno en Copa. Su eficacia ha mejorado desde que no monopoliza los golpes francos, sean a derecha o izquierda, y se ha centrado en los que convienen a un diestro. Su madurez lo abarca todo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios