Champions | Sporting-Real Madrid Luis Figo: «El mejor Cristiano siempre está por llegar»

Criado en el Sporting de Portugal, Figo alcanzó su cima en el fútbol con la camiseta del Real Madrid. Ahora, es un hombre de negocios y empresario de éxito

Luis Figo, posando para ABC tras la entrevista
Luis Figo, posando para ABC tras la entrevista - ÁNGEL DE ANTONIO

Viste unos zapatos informales de color marrón, vaqueros, camiseta negra y americana gris. Dice que nunca le ha gustado pesarse, ni siquiera cuando era futbolista profesional, pero su aspecto es incluso mejor que entonces: «No hay secretos. Simplemente, corro tres veces por semana, voy al gimnasio y llevo una alimentación adecuada y equilibrada», asegura a ABC Luis Figo (4 de noviembre de 1972, Lisboa). Criado en la cantera del Sporting de Portugal, donde permaneció diez años, su puente aéreo hacia la capital de España en el verano de 2000 provocó uno de los mayores terremotos de la historia del fútbol: «El Madrid me dio el cariño que no tenía en el Barcelona». Ahora, a sus 44 años, es un exitoso hombre de negocios e Infantino ha puesto sus ojos en él para presidir el Comité de Expertos de la FIFA.

[Sigue el Sporting-Real Madrid en directo]

—Ni entrenador, ni director deportivo. Usted se ha ido por la rama empresarial ¿Por qué?

—Es cierto que la gran mayoría de exjugadores están redirigiendo su vida por esos caminos, pero a mí siempre me han atraído los negocios. Es un mundo en el que disfruto. Tengo varios proyectos deportivos en marcha. Uno de fútbol sala en la India, para el desarrollo de este deporte allí. Otro de fútbol en Florida, aunque ahora lo vamos a expandir a otros estados de USA. También en China tengo academias de fútbol, en donde ya hemos dado trabajo a más de una treintena de entrenadores portugueses. Y acabo de lanzar una plataforma digital, en colaboración con distintos equipos, con finalidades de ‘scouting’. Una website donde los niños pueden subir sus vídeos jugando al fútbol y los clubes puedan captar talentos.

—¿Se siente un gran vacío cuando dejas el fútbol profesional?

—Cuando eres jugador, los clubes gestionan tu tiempo, pero cuando te retiras, eres tú mismo el que debe aprender a gestionar tu vida y tu tiempo. De lo contrario, el día a día puede convertirse en una odisea.

—También tiene hueco para ser solidario. Su Fundación va camino de los catorce años de vida.

—Mi Fundación la puse en marcha cuando estaba en el Real Madrid. Su campo de acción está en Portugal y su misión es generarle oportunidades a los niños de mi país. Trabajamos en distintas cuatro áreas: salud, integración social, deporte y educación. La idea es que fuera un proyecto que perdurara en el tiempo, que no muriera en dos años y, afortunadamente ha sido así. Con la crisis se complicó la recaudación de fondos y las ayudas, pero por suerte la Fundación sigue siendo viable. Me hace muy feliz ayudar a gente que necesita una mano.

—Abandonó la carrera por la presidencia de la FIFA para apoyar la candidatura de Infantino, y ahora tiene la idea de crear un Comité de Expertos que usted podría encabezar. ¿Le gustaría ese cargo?

Figo, sonriente, durante el transcurso de la entrevista
Figo, sonriente, durante el transcurso de la entrevista- ÁNGEL DE ANTONIO

—Apoyé a Gianni porque era urgente un cambio en la organización y creo que él es la persona adecuada para llevar a cabo esa renovación. Espero que cumpla con todos los puntos de su candidatura y que recupere la credibilidad de la FIFA, cuyo prestigio está ahora mismo bajo mínimos por culpa de la corrupción. No será una tarea fácil, pero confío en él. Sobre si quiere contar conmigo para esa Comisión de Expertos es algo que ya se verá.

—Nada más firmar su primer gran contrato le compró una casa a sus padres. ¿Cuánto de culpa tienen ellos en su carrera?

—Mucha. Yo he sido hijo único de una familia de clase media. Mi madre trabajaba en una fábrica y mi padre se dedicaba al comercio. Dos trabajadores incansables que siempre me transmitieron su confianza y apoyo. Y mi responsabilidad era no defraudarles. Tanto en los estudios como en mi pasión, el fútbol. Y creo que fue así.

—¿Y usted cómo es como padre?

—Mi mujer y yo somos muy exigentes con la educación y los estudios. Pero somos personas demócratas y, también, nos gusta que nuestras tres hijas vayan adquiriendo responsabilidades y tomen decisiones en su vida que ellas consideren convenientes.

—¿Les gusta el fútbol?

—No son chicas que dediquen mucho tiempo a ver fútbol, pero sí que es verdad que ven algunos partidos y tienen sus colores, claro. Pero sin forofismos.

—Lo dice orgulloso.

—Sin duda. Es que el fanatismo es uno de las lacras del fútbol de ahora. Y también de otras muchas áreas de la sociedad en la que vivimos. Hoy se pierde con facilidad el respeto, y hay actitudes y formar de comportamiento que no se pueden ni deben consentir.

«Mis hijas tienes sus colores, pero sin forofismos. El fanatismo es una de las lacras del fútbol de hoy»

—Sus primeros pasos en el fútbol los dio Barrocas B y en el Os Pastilhas. Y con 12 años recaló en el Sporting de Portugal, cuna de grandes futbolistas de la historia de su país.

—Es una de las mejores canteras de Europa. Gracias a Aurelio Pereira, hacen un trabajo magnífico. Su apuesta por los jóvenes es su seña de identidad. De allí ha salido gente como Futre, Simao, Sa Pinto, Quaresma, Cristiano o yo mismo. No está nada mal.

—En 1995 abandona Lisboa por Barcelona. Cinco años muy buenos que acabaron de la peor manera.

—Cuando estás en un trabajo y no sientes reconocimiento por tu entrega y dedicación, siempre tiene la idea, si te llega la posibilidad, de cambiar. Si no hubiera sido así, no me hubiera planteado salir del Barcelona.

—¿Tiene la conciencia tranquila?

—Muy tranquila. Fiché por el Real Madrid por el cariño que me dieron desde su primer contacto conmigo y lo hice feliz y convencido.

—En Barcelona aún hay bastante gente que siente cierta animadversión hacia usted.

—Me da igual. No vivo del pasado ni creo que el rencor sirva para algo. Me dolió cuando se metieron con mi familia y le faltaron al respeto. Eso sucedió mucho por parte de la prensa. Pero el resto me es indiferente. No vivo mi vida pensando en si los aficionados del Barça me quieren o me odian.

—En Madrid la gente le adora, pero algunos aún se preguntan por qué esa salida tan brusca en 2005

—No te escondo que no me gustaron las formas. Hubiera querido tener otra marcha, pero no se permitió que fuese así. Estábamos en pretemporada y no tenía minutos, así que decidí buscar la felicidad en otro lado (se fue al Inter de Milán, donde se retiró en 2009) y no ser un problema para el Madrid.

«Mi relación con Florentino es correcta, sin más. No escondo que me hubiera gustado salir del Real Madrid de otro modo»

—¿Cómo es su relación con Florentino Pérez?

—Correcta. Sin más.

—Hábleme del Real Madrid actual. ¿Cómo valora el trabajo de Zidane?

—El Madrid puede que sea el club más difícil del mundo para un entrenador, pero yo le veo muy bien. Es una persona sensata y tranquila, y desde que cogió al equipo no ha dejado de crecer. En cinco meses le hizo campeón de Europa, ha ganado también la Supercopa, estuvo a punto de remontar doce puntos al Barcelona y el inicio de la actual Liga es muy bueno.

—Entonces, ¿por qué se le critica?

—El Madrid es exigencia diaria. Lo único que sirve es lo que has hecho el domingo anterior. No hay memoria. Es una pena, pero es así.

—El extremo puro de hoy del Real Madrid es Lucas Vázquez.

—Sí, tiene un perfil parecido al mío. Desborda, se va en velocidad y nunca se cansa de intentarlo. Además, trabaja mucho en defensa y tiene gol. No hay dos jugadores iguales, y compararnos no tiene sentido, pero a mí me gusta mucho Lucas.

—¿Y cómo ve a Cristiano?

—Cuando mal acostumbras a la gente a un nivel de rendimiento tan elevado, a la mínima te señalan con el dedo. Con Ronaldo ocurre lo mismo que con el Real Madrid. Hay gente que solo le valora por lo que ha hecho en el último partido. Cristiano es una animal competitivo. Lo ha ganado todo y su ambición sigue intacta. El mejor Cristiano siempre está por llegar. En el derbi quedó bastante claro.

—¿Balón de oro para él o para Messi?

—Creo que hay pocas dudas este año. Cristiano ha ganado Champions y Eurocopa, siendo clave en ambos torneos.

«El Balon de Oro debe ser para Ronaldo. Creo que no hay duda. Gano Champions y Eurocopa»

—¿Le puede dar un susto hoy el Sporting al Real Madrid?

—El Sporting tiene un equipo que me gusta, y, sinceramente, no mereció perder en el Santiago Bernabéu. Será un encuentro bonito.

—Están quedando unos grupos en la primera fase de la Champions con trampa. Igual es mejor quedar segundo que primero.

—Eso ya pasó en la Eurocopa, que parecía quedar mejor segundo, pero esas cuentas en el fútbol no sirven. Acaban saliendo mal jugar con la posición final. Lo mejor es ser primero, que para eso luego juegas el partido de vuelta en casa.

—Eusebio, Ronaldo o usted, ¿quién es el mejor de la historia de Portugal?

—Prefiero que opine la gente. Yo estoy muy feliz con la carrera que tuve. Me costó mucho trabajo y sacrificio. Nadie me regaló nada. Y eso es lo más importante.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios