Real Madrid

Casemiro rompe el molde de Zidane

Su baja fue clave ante el Villarreal y su fisurá de peroné extenderá su ausencia durante un mes. El técnico no tiene sustituto. El Madrid no roba balones si no está

Casemiro rompe el molde de Zidane
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Tenía 20 años cuando llegó al Castilla el último día del mercado invernal de 2013 como tabla definitiva de salvación de su carrera. Había triunfado en 2010 con el Sao Paulo, a los 18 años, y refrendó su proyección al conquistar el Mundial sub 20 en 2011. La Roma ofreció 20 millones al club brasileño por el centrocampista. No lo traspasó. Carlos Henrique Casemiro procedía de una familia humilde, era demasiado joven y la llegada de la fama y el primer dinero le rodearon de compañías nada aconsejables que le hicieron perder su camino durante un tiempo. Su apoderado, Joseph Lee, le instó a recuperar la disciplina profesional si quería ser un jugador de alto nivel. Vino al Castilla para jugarse su futuro. Casemiro reaccionó. Volvió a tener el fútbol como prioridad. Debía aprovechar su cesión al filial para saltar al Real Madrid. Mourinho aconsejó su ascenso al primer equipo antes de marcharse en mayo de 2013. Gran acierto.

Para Zidane es un problema la lesión del brasileño, porque es el lider de la presión y el robo del equipo

Ancelotti cometió un enorme error al no creer en él, aunque le salvara del desastre en Dortmund. Traspasado al Oporto con derecho de recompra, en el estadio Do Dragao maduró su nivel. Para Zidane es imprescindible. El tanque brasileño de 80 kilos no tiene relevo. El entrenador le echó de menos ante el Villarreal. Y ahora se rompe la cabeza para sustituirle, porque las pruebas médicas han confirmado que el número 14 sufrió en Cornellá una fisura en el tercio medio del peroné izquierdo que le tendrá ausente de la competición durante un mes.

Decisivo frente al Sevilla, la Real Sociedad y el Sporting de Portugal, «Case» se lesionó en una patada del españolista Diop y los blancos sufrieron para vencer al cuadro blanquiazul. Su ausencia ya no pudo ser bien cubierta frente al conjunto castellonense. El Real Madrid estuvo blandito, sin morder y el equipo amarillo consiguió un empate. Ramos, tenso sin su escudo brasileño, falló en los dos partidos. En Barcelona, con una amonestación y unas manos que el árbitro no vio. El capitán repitió ese nerviosismo ante el Villarreal, sin Casemiro como cortador de césped, al cometer un penatli que costó el empate. Varane también acusó la falta del «semáforo» del centro del campo, que frena el ataque rival. La línea media, sin él, no presionó. No robó balones. Sufrió. Los hombres de Fran Escribá jugaron a gusto durante medio partido. Allí faltaba el nuevo Makelele del Real Madrid. Zidane le echará demasiado de menos en las inminentes visitas a Las Palmas y Dortmund. El parón de selecciones le vendrá muy bien al francés para tenerle a punto en el regreso de la Champions el 18 de octubre, con el Legia Varsovia como visitante.

Pagaban 50 millones por él

Ustedes se preguntarán por qué es insustituible. Porque nadie se anticipa al pase del enemigo como Casemiro. Porque nadie en el Real Madrid entra al corte como él para frenar el contragolpe enemigo. Porque nadie del plantel madridista va al balón con su dureza. Porque nadie realiza un despliegue físico tan grande como este pivote sin aura mediática. Porque la defensa blanca respira cuando se lanza a ras de hierba y la siega. Porque Kroos y Modric pueden subir al ataque al saber que les cubre un hombre que defiende por dos.

El miércoles no estaba Casemiro y la retaguardia se vio desguarnecida sin su muro de contención. Son 80 kilos de potencia. Este verano ofrecían 50 millones por él. La entidad sabe lo que vale. Le renovó hasta 2021.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios