Real Madrid

Benzema, un «nueve» de «diez»

El francés volvió a ser el cerebro encubierto que ligó el fútbol de ataque, organizó, dio pases y marcó el gol decisivo en su transformación de delantero

Benzema, un «nueve» de «diez»
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Ha vuelto. Ha regresado con su mejor fútbol. Con la esencia que le permitió ser valorado por el Real Madrid en 2009, cuando Florentino Pérez apareció en los suburbios de Lyon con su varita mágica para ofrecerle ser futbolista de la casa blanca en un sueño que se haría realidad si el jugador aceptaba. No tenía ni que contestar. Karim, Benzema, tenía poco más de veinte años y una gran foto de Ronaldo Nazario de Lima detrás de su almohada, en su pequeña habitación de casa. Zidane es feliz.

Fue fichado para ser el segundo punta, el que abría huecos a Cristiano, y en Lisboa recuperó la esencia

Ronaldo Nazario de Lima era el ídolo de Karim. Y allí llegó Florentino Pérez a decirle si quería jugar en el antiguo puesto del brasileño. Los sueños se hacen realidad, sí. No era suerte, no. Era mérito. Su fútbol de contragolpe en el Olympique de Lyon encantó a los observadores de la casa blanca. Había que ficharlo. Y fue contratado por 30 millones de euros.

No sería fácil su andadura. Porque fue fichado para ser el segundo delantero. El primero era Cristiano, que vino el mismo mes que él al Real Madrid. Y supo convertirse en el punta del contragolpe, en el «nueve» que juega de «diez» y se asocia con los centrocampistas. Y se sale del área, para dejar pasillo a Cristiano y darle pases de oro. ha sido el mejor escudero del luso. Esta temporada, la llegada de Morata le ha apretado las clavijas. Y las lesiones le hicieron daño. En Lisboa decidió tras el error de Coentrao.

Benzema baja, coge el balón, crea y da pases de gol. Es lo que le gusta. Es lo que el Real Madrid quiere. Y si además marca, mejor

El Real Madrid pasó a jugar un 4-2-3-1 en los partidos importantes. En el Calderón, Cristiano fue el punta y Bale entró por la banda izquierda. Entre Morata, Lucas y este nuevo esquema, Benzema debía volver a ser el que fue. Y lo ha sido. En Lisboa retornó como ese cerebro que fabrica fútbol ofensivo y da pases a Cristiano y a Bale. Es su misión principal, bajar y construir. Y subir de golpe al ataque, de manera intermitente, cuando los centrales le han olvidado como delantero centro, para rematar el gol de la sentencia. Benzema ha vuelto. Mejor para el Madrid.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios