Real Madrid

Autocrítica en la victoria

Zidane señala que el equipo pecó de relajación, falta de presión y desconcentración en el primer tiempo frente al Sporting luso

Autocrítica en la victoria
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

La crítica embadurnada de triunfo siempre encaja mejor y puede ser cruda, porque no se agarra al enfado de la derrota y se apoya en puntos absolutamente objetivos. Zidane mostró su alegría al disfrutar de una victoria imposible en el estadio de los imposibles, pero fue duro con los futbolistas en el intermedio del partido y ha sido hermético en señalar los fallos de su equipo frente al Sporting de Portugal. La lesión de Bale fue el único precio pagado en el triunfo inesperado.

El francés exige sacrificio para evitar problemas que ya observó frente al Celta y el Osasuna

El aviso del entrenador es coherente con su gran objetivo de evitar la relajación que ha definido a los jugadores del Real Madrid en cada comienzo de temporada. En las últimas cuatro regalaron la Liga en las siete primeras jornadas. Y ahora han estado al filo de perder tres puntos en el estreno de la Copa de Europa. En su primera campaña completa, el francés ha exigido máxima entrega a cada hombre en cada encuentro. Y ha realizado cambios constantes para eludir ese desvarío, filosofía que no evitó el sufrimiento frente al Celta, los dos goles del Osasuna y este frenesí vivido en la Champions. El francés puso firmes a sus pupilos ante los fallos cometidos ante el Sporting luso. Porque eran conocidos. Y sabe que la flauta genial de Cristiano, James y Morata no sonará siempre. El que avisa no es traidor.

«Casemiro nos salvó»

El técnico expuso a su equipo que no puede repetirse la relajación con la que entró al partido. Criticó el fútbol estático en ataque, sin desmarques ni velocidad para mover el juego. Y acusó a delanteros y centrocampistas de falta de presión para impedir que el rival deambulara con comodidad por el césped del Bernabéu. No se ejecutó la «defensa total» que exige plantear un 4-3-3. Solo Casemiro ejecutó perfectamente esa labor agresiva. «Salvó al equipo en los peores momentos», subrayan fuentes del cuerpo técnico. El pivote jugó por tres (incluidos Kroos y Modric) para morder, robar y cortar el fútbol visitante. Y le costó una tarjeta.

La autocrítica se extiende a muchos profesionales. Marcelo hizo piruetas con el balón cuando lo que hacía falta era empatar. Fue silbado por ello. Kroos no aportó sus pases ofensivos. Ramos no estuvo fino en el gol luso. Benzema evidenció que aún no se encuentra condiciones de ser titular en los partidos importantes. Era su primer encuentro en el once inicial y frente al Osasuna sumó treinta minutos. La autocrítica sustancia que la BBC en general no trabajó en defensa y dejó libres a los laterales verdes para subir al ataque. El Sporting lució durante una hora.

Los jugadores saben que todos estos errores son reales. Fueron los cambios los que sacaron al equipo de la crisis. Morata y Lucas aportaron la velocidad y profundidad necesarias para romper físicamente al enemigo y remontar un marcador imposible. Y el guante de oro que James tiene en su bota colocó el balón que supuso el tanto de la victoria. Zidane ejecutará cambios en el once inicial que se medirá al Español en Cornellá.

Bale será baja

Lucas Vázquez y Morata confirmaron que merecen ser titulares en este momento del Real Madrid. Bale sufrió un fuerte golpe en la cadera derecha y hoy se someterá a pruebas médicas para conocer su estado. Se augura que será baja para el encuentro del domingo y dejará su sitio al extremo gallego.

El maratón de miércoles y sábados, con partidos frente al Villarreal y el Borussia Dortmund entre semana y visitas al Español y Las Palmas los días 18 y 24 de septiembre, significará que el entrenador suscitará repartos de esfuerzos en otros puestos cada tres días. El domingo realizará un mínimo de cuatro variaciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios