Fardos intervenidos en esta operación que unía la provincia de Málaga con Utrera
Fardos intervenidos en esta operación que unía la provincia de Málaga con Utrera - G.CIVIL

Cae una red de venta de hachís en Europa con base entre Málaga y Utrera

La operación de la Guardia Civil se ha saldado con la detención de 15 personas y la intervención de cuatro toneladas de droga

Actualizado:

Una organización criminal dedicada a la distribución de grandes cantidades de hachís por países de Europa ha sido desarticulada por la Guardia Civil, que ha intervenido cuatro toneladas de hachís y ha detenido a 15 personas en esta operación.

A los detenidos se les imputan los supuestos delitos contra la salud pública, pertenencia a organización delictiva, falsedad documental, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales, según ha informado hoy el Instituto Armado en un comunicado.

En la operación, denominada «Garpón», se han intervenido 3.947 kilogramos de hachís, 12.450 euros en metálico, un revólver marca Magnum del calibre 44, un velero, diez vehículos, tres inhibidores de frecuencias, teléfonos móviles y vía satélite y abundante material informático.

La investigación comenzó el pasado marzo, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que una organización criminal, asentada en la provincia de Málaga, tenía montada una compleja infraestructura para recibir grandes cantidades de hachís procedente de Marruecos y que posteriormente distribuían por Europa.

La droga tras ser introducida en la provincia de Málaga, la enviaban rápidamente a dos «guarderías primarias» (viviendas donde la droga es oculta y vigilada durante un tiempo determinado) en las localidades de Manilva y San Pedro de Alcántara (Málaga).

Pasado un tiempo prudencial, la trasladaban nuevamente a una «guardería secundaria» ubicada en una población de la provincia de Sevilla utilizando para ello el método «Go-Fast», mediante el que los narcotraficantes atraviesan a gran velocidad la distancia a recorrer con vehículos sustraídos o con matrículas falsificadas, cargados de hachís.

Posteriormente, una vez en la guardería secundaría, la droga era trasladada en camiones hasta otros países europeos.

El pasado julio, cuando realizaban uno de estos traslados de droga por la A-45, el conductor del vehículo que transportaba la droga hizo caso omiso al alto ordenado por una pareja de la Guardia civil de Tráfico.

En su huida y tras saltarse varios controles policiales, el vehículo se empotró contra una marquesina de una parada de autobús situada en una calle de Málaga, la cual se encontraba en ese momento repleta de personas.

De igual manera, el pasado septiembre los investigadores tuvieron conocimiento del traslado de una gran partida de hachís en un velero con bandera italiana cuyo destino serían las costas de Nerja (Málaga).

El barco fue abordado en alta mar por agentes del Buque Oceánico de la Guardia Civil «Río Miño», y se detuvo a los dos tripulantes, de nacionalidad italiana, a los que se les incautó 1.072 kilogramos de resina de hachís.

Además, la Guardia Civil pudo constatar que la organización para no levantar sospechas en los controles policiales utilizaba personas sexagenarias para trasladar la droga en vehículos de alquiler.

El pasado septiembre los agentes procedieron a la detención de una persona de 67 años de edad que conducía un turismo de alquiler en el que transportaba 107 kilogramos de hachís.

De igual manera, en octubre los agentes detuvieron a otro hombre de 70 años de edad al que se le intervinieron siete fardos de hachís, que arrojaron un peso de 272 kilogramos.

Los agentes, el pasado 25 de octubre, realizaron cinco registros, entre ellos en las viviendas que eran utilizadas como «guarderías primarias» en San Luis de Sabinillas-Manilva y San Pedro de Alcántara (Málaga), así como en la «guardería secundaria», ubicada en una zona rural del término municipal de Utrera (Sevilla).

Todos los detenidos han ingresado en prisión por orden judicial y se han cursado dos órdenes internacionales de detención contra otras dos personas pertenecientes al grupo criminal y que se encuentran huidas.