Fiestas

Utrera despide a su feria con fuegos artificiales

La localidad vuelve a la normalidad tras varios días de intensa feria

La empresa Ricasa se encarga de los fuegos en Utrera/ S.C.
La empresa Ricasa se encarga de los fuegos en Utrera/ S.C.
Alberto Flores Utrera - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Poco a poco los utreranos van retornando a la rutina después de disfrutar de manera intensa de su feria, que comenzaba en la madrugada del 8 de septiembre y que llegaba a su fin con el tradicional espectáculo de fuegos artificiales que tenía lugar el la noche del domingo 11 de septiembre. Un espectáculo realizado por la empresa valenciana Ricasa, que ya se ha convertido en un clásico en la localidad y que contó con la asistencia de numeroso público.

En líneas generales se podría decir que ha sido una feria relativamente tranquila en la que las autoridades municipales no han proporcionado todavía cifras de visitantes al recinto ferial o de la cantidad de basuras que se han recogido en los últimos días. En cuanto a las incidencias que se han producido es importante resaltar que no ha habido problemas de seguridad, al margen de las tradicionales intervenciones en este tipo de eventos, entre las que destacan peleas aisladas en las zonas donde se concentra el público más joven, pequeños cortes, fracturas sin importancia, desmayos y crisis de ansiedad. De esta manera el dispositivo de seguridad que pone en marcha el Ayuntamiento con motivo de estos días, el denominado «Plan Farolillo», ha funcionado correctamente.

Después de un inicio de semana con temperaturas que marcaron máximos históricos en toda la provincia de Sevilla para un mes de septiembre, muchos temían que el mercurio no diera tregua a los feriantes, pero finalmente el tiempo ha sido muy agradable para poder disfrutar de esta fiesta, incluso más de un feriante por la noche ha echado de menos algo más de abrigo.

Uno de los momentos más intensos de toda la feria se vivía precisamente en su primera jornada, en la madrugada del 8 de septiembre, donde coincidieron varios momentos álgidos de esta feria. Por un lado la cena del «pescaíto» en las casetas, que sirve como primera toma de contacto para muchos feriantes, el encendido de la portada y del alumbrado, que suele congregar a muchas personas y por otro la llegada masiva de peregrinos al santuario de Consolación, procedentes de diversas localidades cercanas, que cumplen así con una tradición que va pasando de padres a hijos.

La feria de Utrera también ha contado este año con un destacado festejo taurino, en el que han participado el torero local Luis Vilches, El Cid y Padilla. Aunque no registró una gran afluencia de público, ya que solo se llenó un cuarto de la plaza, los asistentes disfrutaron al máximo de la corrida, donde los tres diestros salieron por la puerta grande.

La feria de Utrera 2016 ya es historia, los utreranos poco a poco vuelven a su vida normal y los colegios de la localidad ya han vuelto a abrir sus puertas, comienza lo que muchos llaman «el nuevo año utrerano».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios