Cada Navidad se elaboran en Utrera miles de roscones de reyes
Cada Navidad se elaboran en Utrera miles de roscones de reyes - A.F.
Gastronomía

Roscones de reyes con anillos de oro, coches y anuncios muy especiales en Utrera

Los confiteros utreranos desvelan algunas de los regalos más curiosos que algunos clientes incluyen en los roscones

UtreraActualizado:

Cada Navidad, de los hornos de las confiterías utreranas salen miles de roscones que están destinados a los hogares para cumplir con una tradición que se ha convertido en las últimas décadas en todo un clásico. El trabajo se multiplica para los artesanos del dulce de la localidad, que tienen que dar respuesta en pocos días a una ingente demanda. Una de las imágenes de los primeros días de enero en el centro de Utrera se convierte en una interminable cola de personas que llegan para recoger su roscón en uno de los templos de la pastelería artesana utrerana: Confitería Cordero.

La costumbre de que el roscón contenga elementos en su interior ha dado pie al surgimiento de curiosas anécdotas vividas por el personal de la confitería, ya que como explica el propio Jesús Cordero, gerente de este establecimiento: «Muchos clientes nos piden que metamos en los roscones regalos que nos traen ellos mismos para sorprender a sus familias o amistades, como cadenas de oro, anillos de oro para pedidas de matrimonios, relojes de gran valor, una llave de un coche y el más emotivo de todos fue una cigüeña para comunicar a su pareja que estaba embarazada». Casos en los que sin duda el roscón de reyes se convierte en un dulce todavía más especial.

La actividad es frenética en estos días en las confiterías utreranas, que en algunas ocasiones tienen incluso que contratar personal de refuerzo para poder afrontar la gran demanda de roscones. Los regalos que muchas veces los clientes quieren incluir en este tradicional dulce, complican aún más el asunto, porque como explica Jesús Cordero: «tenemos que estar muy atentos para no equivocarnos con los pedidos, algo que hasta el momento afortunadamente no nos ha pasado».

La receta de este tradicional dulce ha ido pasando de generación en generación y aunque el roscón ha incorporado algunas novedades, los ingredientes no han cambiado ni un ápice: harina de trigo, manteca, levadura fresca, huevo, azúcar, masa madre, calabaza y guindas. Jesús Cordero, el alma del obrador de esta famosa confitería, ha buceado en los archivos para encontrar las primeras recetas de los roscones de reyes, donde asegura que «los ingredientes no han cambiado, pero las medidas aparecen formuladas en latas y no como hoy en día se usan los gramos por medio de la báscula».

Jesús explica que en los primeros tiempos los roscones no llevaban ningún relleno, estaban vacíos por dentro y solo fue a partir de 1970 cuando comenzaron a incorporar en Confitería Cordero ingredientes en su interior como cabello de ángel, crema, nata, trufa y ya posteriormente chocolate. A pesar de que hoy en día el roscón de reyes se ha convertido en una de las estrellas indudables de la repostería navideña, Cordero explica que «en aquella época se hacían poquísimos roscones, apenas llegaban a la docena, hasta que después se pusieron de moda y hoy en día salen de nuestros hornos miles de roscones en los primeros días de enero».

Como no podía ser de otra forma la modernidad y las nuevas tendencias también han ido alcanzando al formato de este dulce, que en la actualidad se presenta en Confitería Cordero en un número de versiones casi inagotable, con rellenos tan variados como: nata, trufa, turrón, cidra, café, canela, cremas, chocolate, kinder, pestiños, huesito o fresa.

En pocos días los hornos de las confiterías utreranas comenzarán a trabajar a pleno rendimiento para elaborar los deliciosos roscones de reyes, que en los últimos años se han convertido en un elemento fundamental en las mesas de las familias utreranas para los días 5 y 6 de enero. Un dulce que en el caso de Confitería Cordero es heredero directo de las recetas tradicionales, pero que los responsables actuales han sabido actualizar a los gustos y exigencias del mercado de hoy en día, para que todos con la máxima ilusión posible, sigan buscando esa figurita que te asegura una buena estrella para el año que acaba de empezar y de paso puedan saborear un exquisito dulce navideño.