Sociedad

Esparcen las cenizas de un difunto a las puertas del santuario de Consolación de Utrera

Además de arrojar los restos fúnebres, también se han podido ver algunas flores colocadas a la entrada del templo

La puerta del santuario justo después de esparcir las cenizas/ A.F.
La puerta del santuario justo después de esparcir las cenizas/ A.F.
Alberto Flores Utrera - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Uno de los lugares más visitados y conocidos de Utrera, como es el santuario de Consolación, ha sido el escenario de una historia que ha suscitado la sorpresa de numerosas personas que tradicionalmente acuden a este templo. En la tarde del sábado, aquellos que se disponían a entrar en el santuario, pudieron comprobar como alguien había esparcido las cenizas de un difunto justo en la puerta de este edificio.

La calle peatonal que da acceso a las puertas del santuario también estaba llena de cenizas, al igual que el escalón que da acceso al interior del santuario, donde incluso se habían depositado algunas flores. Un curioso suceso que ha llegado en plena polémica por el anuncio realizado por la Iglesia hace algunas semanas en el que se prohibía esparcir las cenizas de los difuntos.

En cualquier caso ni mucho menos es la primera vez que ocurre una historia parecida en Utrera, ya que los responsables del santuario de Consolación en los últimos años han podido vivir en primera persona casos verdaderamente rocambolescos en este sentido. No solo la puerta del santuario es un lugar en el que se ha realizado esta práctica, ya que los jardines y el interior del templo también ha sido un lugar en el que numerosas personas han intentando depositar las cenizas de sus seres queridos, logrando su objetivo en muchos casos.

La imagen de la Virgen de Consolación, patrona de Utrera, es la que preside el santuario, por lo que se han dado casos en los que determinadas personas han sido sorprendidas justo en el momento en el que se disponían a esparcir las cenizas junto a Virgen. Personas que argumentaban para llevar a cabo este acto, que la persona era muy devota de la Virgen de Consolación. La historia no se trata de un caso aislado, ya que incluso hay ocasiones en las que se han encontrado cenizas justo debajo del manto de la patrona, e incluso rajaron el manto para introducir las cenizas en el interior.

Historias que se han producido en el interior del santuario en los últimos años, pero que en cierta manera dejaron de ocurrir cuando se instaló en el santuario un sistema de video vigilancia, con el objetivo de evitar robos en el templo. Así, desde que se ha complicado sobremanera poder esparcir las cenizas junto a la patrona, se han dado numerosos casos en los que la práctica se ha llevado a cabo en los alrededores del santuario, aunque no siempre de manera tan llamativa, junto a la propia puerta, como ha ocurrido recientemente. Se da la circunstancia, según cuentan también las personas que se encargan del mantenimiento del santuario, que estas cenizas por su naturaleza, presentan bastantes dificultades a la hora de limpiarlas, ya que se adhieren al suelo y a diferentes materiales.

En alguna ocasión se ha puesto encima de la mesa el proyecto de creación de un columbario para poder depositar en el santuario las cenizas de los difuntos, pero finalmente la propuesta no llegó a buen término. Mientras tanto, las personas que deciden esparcir las cenizas de sus seres queridos, ya sea en el interior del santuario o en la zona exterior, se arriesgan a la correspondiente sanción que lleva aparejada esta práctica. 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios