Las alumnas enterrando objetos con información del colegio
Las alumnas enterrando objetos con información del colegio - A.F.
UTRERA

Una cápsula del tiempo en el Al-Andalus

El colegio celebra sus bodas de oro enterrando objetos del centro para que se conozca dentro de otros 50 años

SEVILLAActualizado:

El curso 2017-2018 está siendo muy especial para el colegio Al-Andalus de Utrera, que inició su andadura en la localidad en 1967 y está llevando a cabo diferentes actividades para celebrar sus bodas de oro. A lo largo de las últimas cinco décadas, miles de utreranos se han formado en las aulas de este centro, que es más conocido en la localidad por el nombre de la barriada en la que se enclava, «Muñoz Grandes», que está aprovechando esta efeméride para que los alumnos conozcan la dilatada historia del centro.

Recientemente ha tenido lugar en las instalaciones del colegio uno de los actos más emotivos dentro del programa conmemorativo, en el que los propios niños han participado en la plantación de un árbol en el patio del centro educativo y en la elaboración de una cápsula del tiempo que han enterrado bajo tierra lanzando un mensaje hacia el futuro con la esperanza de que el colegio cumpla medio siglo más de vida como mínimo.

El colegio entero ha tomado parte con entusiasmo en esta actividad, que ha consistido en reunir en un recipiente de plástico objetos que contienen una importante información del colegio en la actualidad. Un representante de cada clase se ha encargado de introducir en la cápsula un objeto, entre los que han destacado un ejemplar del periódico del día, el cartel del aniversario o las felicitaciones navideñas que han ganado el concurso que se celebró el pasado mes de diciembre.

También se incluyó una lista con todos los alumnos que en la actualidad forman parte del colegio, los profesores e integrantes de la asociación de padres y madres de alumnos.

Para el momento culminante del acto, que consistía en enterrar la cápsula, se eligió a la alumna de más edad y a la más pequeña de todo el centro, que cumplieron con su tarea en un pequeño jardín que se ha creado a tal efecto donde se han plantado especies como romero, lavanda, palmito y mirto. Completando este nuevo rincón del patio del colegio puede verse una encina, que fue plantada por la actual directora y otros de los que han pasado por ese mismo cargo en el último medio siglo.

A lo largo del curso se van a suceder diferentes actividades, entre las que también destacan la puesta en marcha de un taller de escritura bajo el nombre «50 años contigo», en el que los alumnos podrán transmitir con palabras lo que significa el colegio para ellos. «En la actualidad, hay alumnos cuyos padres e incluso abuelos también estudiaron en su día en el centro, algo que significa mucho para nosotros, ya que quiere decir que los utreranos siguen confiando en este centro para que aquí se formen sus niños», explica la directora, Manuela Gutiérrez.

Otra de las actividades que está incluida dentro del programa conmemorativo tiene que ver con el cambio que ha experimentado en los últimos 50 años la forma de jugar que han tenido los alumnos en el recreo. Llega bajo el título «Así juego y así se jugaba en el cole» y, como explica Manuela Gutiérrez, «nos gusta fomentar el deporte y la vida sana en el colegio, por lo que queremos que los niños conozcan esos juegos tradicionales, como la comba y el elástico, que tan populares eran en otros tiempos».