Movilidad

El Ayuntamiento de Utrera plantea crear un aparcamiento subterráneo bajo el colegio salesiano

El equipo de gobierno cree que podría ser una solución para los problemas de tráfico de la localidad

Utrera no tiene en la actualidad aparcamientos subterráneos
Utrera no tiene en la actualidad aparcamientos subterráneos - A.F.
Alberto Flores Utrera - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La relación entre Utrera y los aparcamientos subterráneos ha sido en las últimas décadas bastante conflictiva. En numerosas ocasiones se ha planteado la posibilidad de construir una infraestructura de estas características, pero como si de una maldición se tratase, finalmente no se ha podido llevar a buen término, por lo que la localidad sigue sin disponer de un aparcamiento subterráneo que pueda acoger la demanda de plazas de aparcamiento existente en la actualidad. El último capítulo de la esta historia lo ha escrito el equipo de gobierno, al deslizar la posibilidad de que la iniciativa privada acometa este proyecto en el subsuelo del colegio de Los Salesianos.

La plaza del Altozano fue uno de los lugares donde se barajó en su día la posibilidad de construir un aparcamiento subterráneo, en tiempos del alcalde socialista José Dorado, que gobernó la localidad hasta el año 2003. Tras diversos estudios, se descartó el proyecto, principalmente por sus dificultades para ejecutarlo, ya que bajo el pavimento de la plaza estaba en aquellos momentos el cauce entubado del arroyo Calzas Anchas, lo que provocaba que la inversión fuera millonaria.

Cuando Utrera estuvo más cerca de tener un aparcamiento que ofreciera alternativas a los conductores fue durante el mandato de Francisco Jiménez (PA), donde se impulsó la construcción de un parking en la zona de La Vereda, una de las áreas más congestionadas por el tráfico en la localidad. Incluso comenzaron las obras y algunos ciudadanos adquirieron plazas en propiedad, pero la llegada de la crisis económica y la quiebra de la empresa privada que empezó este proyecto, provocó que finalmente el asunto quedara en agua de borrajas.

Han pasado los años y el número de vehículos en Utrera no ha hecho más que aumentar, sin existir realmente las plazas de aparcamiento que el parque automovilístico requiere, por lo que ahora el asunto ha vuelto al debate en la localidad. Lo ha hecho a consecuencia de las obras que el equipo de gobierno ha iniciado recientemente para peatonalizar la Glorieta Pío XII, donde van a desaparecer en torno a unas cuarenta plazas de aparcamiento. Los vecinos y comerciantes de la zona se han mostrado preocupados con respecto a este asunto, ya que se trata de un lugar sensible de la localidad, muy cerca de puntos muy concurridos diariamente, como el colegio de Los Salesianos, los Juzgados o el Centro de Salud «Virgen de Consolación».

Por ello el sempiterno asunto de la construcción de un aparcamiento subterráneo en este área concreta, que pueda ofrecer una solución después de las obras, tanto a vecinos como a los utreranos que quieran ir al centro, ha vuelto a ocupar titulares. En cualquier caso ha sido Francisco Campanario (PSOE), concejal de Seguridad Ciudadana, el que se ha encargado de hablar del asunto, asegurando que urbanísticamente sería posible, ya que está recogido en el Plan General de Ordenación Urbana.

El lugar elegido para ejecutar el proyecto sería un lugar que tanto utreranos como visitantes conocen muy bien, el subsuelo del colegio de Los Salesianos de Utrera, en concreto la parte final del centro educativo, en la zona más próxima a la trasera del recinto. Incluso Campanario ha explicado que no solo se trata de una mera posibilidad, ya que «han existido contactos con promotores privados que están estudiando el proyecto».

La formación política UPyD en Utrera ya había pedido al equipo de gobierno que estudiara la posibilidad de construir un aparcamiento de estas características bajo la propia Glorieta, aunque según palabras del propio delegado de Seguridad Ciudadana, sería una ubicación inviable «ya que bajo esta plaza discurre también el entubado del arroyo Calzas Anchas».

Mientras se barajan las diferentes posibilidades con respecto al aparcamiento, la localidad sigue sufriendo problemas originados por el colapso de tráfico y la falta de aparcamiento, que se agudizan todavía más en la zona del casco histórico, a lo que hay que unir los problemas colaterales que están provocando las citadas obras de peatonalización de la Glorieta Pío XII y el final de los trabajos en La Corredera. Solo el tiempo dirá si por fin Utrera contará con un aparcamiento subterráneo, o el maleficio en este sentido tendrá un nuevo capítulo. 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios