Utrera es uno de los centros nacionales de producción más importantes de aceituna gordal
Utrera es uno de los centros nacionales de producción más importantes de aceituna gordal - A. F.
Agricultura

El arancel norteamericano a las aceitunas nacionales también afecta a Utrera

El sector afronta con «tranquilidad y confianza» las noticias que llegan relacionadas con el nuevo tablero de juego

UtreraActualizado:

El sector de la aceituna ha afrontado en las últimas semanas una de sus crisis más importantes de las últimas décadas. La tormenta se desataba en Estados Unidos, donde el gobierno ha emprendido una completa investigación después de que algunas empresas norteamericanas acusaran de «dumping» (vender por debajo del precio normal o a precios inferiores al costo con el fin de eliminar a la competencia y adueñarse del mercado) a las firmas españolas aceituneras.

Un conflicto que ha afectado principalmente a la aceituna negra, que el mercado americano consume de manera masiva, sobre todo en formato laminado para bocadillos, ensaladas y pizzas. Es algo que también ha originado daños colaterales para las empresas utreranas, a pesar de que la presencia de este tipo de aceituna en el término municipal de Utrera es prácticamente residual.

Por el momento, el problema se ha zanjado con la aplicación de un arancel preventivo por parte del gobierno estadounidense a algunas empresas sevillanas, con valores que oscilan entre el 2,21% y el 7,24%. Este impuesto obviamente va a dificultar las exportaciones andaluzas a Estados Unidos, pero los implicados en el conflicto están interpretando como un mal menor, ya que las previsiones iniciales eran mucho más catastróficas.

Las últimas semanas han sido de una actividad frenética en el seno de la cooperativa aceitunera Utreace, a la que todo el conflicto con Estados Unidos le ha tocado de lleno, ya que está integrada en la cooperativa de segundo grado Agro Sevilla, una de las empresas que se encontraba en el punto de mira de los americanos y que más documentación ha tenido que aportar. En cualquier caso, después de un período de mucha incertidumbre, la sensación en el seno de los agricultores locales es de tranquilidad porque, «aunque todavía no podemos bajar la guardia, esperábamos algo mucho peor que este arancel preventivo, que además confiamos que pueda bajar del 2% en las próximas semanas, con lo cual prácticamente no se notaría en el mercado», ha explicado el gerente de Utreace, Antonio Villalba.

La localidad de Utrera es uno de los principales productores nacionales de la variedad de aceituna gordal, un producto que cuenta con Estados Unidos como uno de sus mercados más destacados, donde son conocidas como «queen olives». El 90% de los kilos que se producen en Utrera se comercializan «en verde», por lo que en principio la cosecha utrerana no se tendría que haber visto afectada por esta acusación de «dumping», que se dirigía principalmente al mercado de la aceituna negra oxidada. El hecho de que Utreace esté integrada en Agro Sevilla, una de las empresas más afectadas por esta crisis, ha provocado que las investigaciones hayan llegado a Utrera, donde incluso en las próximas semanas se espera la visita de algunos inspectores norteamericanos, con el objetivo de analizar algunas de las explotaciones agrícolas que forman parte de la cooperativa.

«Han sido semanas de muchísimo trabajo, donde hemos tenido que rellenar muchos formularios y reunir una cantidad ingente de documentación, pero está claro que al final no han visto muchos indicios de que la acusación fuera real ya que, en caso contrario, habrían aplicado directamente un arancel del 15% o el 20%. Han podido comprobar cómo nuestras estructuras y procesos son transparentes, de todas maneras la resolución final del conflicto llegará en marzo, por lo que tenemos que seguir trabajando», cuenta Antonio Villalba.