ACUERDOS DE EXPORTACIÓN

En Venezuela falta papel higiénico, pero no aceite de calidad de Marinaleda

Una de las cooperativas vende aceite de oliva ecológico a 5,5 euros el litro

José Antonio Núñez Montegordo, en uno de sus viajes a Venezuela
José Antonio Núñez Montegordo, en uno de sus viajes a Venezuela - FACEBOOK
R. MAESTRE Sevilla - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

De acuerdo con las cifras del Banco Central de Venezuela la tasa de inflación acumulada en 2015 fue de 180%. Para este año el Fondo Monetario Internacional estima un 700 por ciento, con una proyección para 2017 del 2.200%.El desabastecimiento en uno de los países con mayores reservas de petróleo y gas del mundo es muy preocupante. Estanterías de supermercados vacías sin productos de primera necesidad. Hay colas en la calle hasta para comprar papel higiénico. Sin embargo, Marinaleda, el pueblo insignia de la izquierda anticapitalista, la patria de las cooperativas que no son de nadie salvo de sus trabajadores, ha encontrado un nicho de mercado en ese país caribeño: su aceite oliva virgen extra máxima calidad.

Los productos agrarios suelen encarecerse desde la salida del campo a la venta al público entre un 500% y un 1500% en Venezuela

El aceite de Marinaleda será exportado a Venezuela, mediante un contrato entre esta localidad de la Sierra Sur sevillana y las autoridades bolivarianas firmado en abril del año pasado. Así queda reflejado en el diario pro Chávez y vocero del régimen de Maduro, «Aporrea». La noticia la confirma el responsable de comercialización de la cooperativa Marinaleda SCA, José Antonio Núñez Montegordo. «El aceite de oliva virgen extra de las cosechas de Marinaleda se exportará a Venezuela con la idea de que el fruto del trabajo de jornaleros y jornaleras en las tierras ocupadas vaya al pueblo de Venezuela a un precio justo. Esto se consigue al pagar un precio mayor al cultivo de origen, evitando intermediarios que especulen con el precio, que en los productos agrarios suele encarecerse desde la salida del campo a la venta al público entre un 500% y un 1500%», apuntan desde el diario bolivariano. «Esto repercutirá en unos beneficios económicos sin tener que vender a un precio superior a los consumidores finales, dinero que se empleará para seguir construyendo empleo», prosigue el reportero. Para José Antonio Núñez Montegordo «es nuestro gran proyecto: la utopía en Marinaleda es una realidad».

Núñez Montegordo fue alcalde de El Coronil entre 2003 y 2007 por Izquierda Unida. Fue condenado a un año de inhabilitación especial para ejercer como concejal o primer edil por convocar en sus cuatro años de mandato sólo cuatro plenos ordinarios, uno por año, cuando le correspondía 24. Cometió un delito contra los derechos cívicos.

Ahora José Antonio Núñez Montegordo se dedica a vender por medio mundo, principalmente Venezuela y Bolivia si se atienden las fotos que cuelga en su perfil de Facebook, las excelencias del aceite producido en la cooperativa Marinaleda S.C.A., «una utopía hacia la paz». Este periódico ha intentado reiteradas veces ponerse en contacto con la cooperativa, pero nadie coge el teléfono ni salta un buzón de voz.

Aceite ecológico
Aceite ecológico- ABC

Según reza en su página web La Cooperativa Humar - Marinaleda, nació de «las luchas jornaleras y es un proyecto colectivo cuyo objetivo no es el beneficio privado, sino la creación de empleo mediante la venta de productos hortícolas saludables y de calidad». De esto último no queda duda si se atiende al precio de su aceite ecológico, once euros la garrafa de dos litros.

Además, comercializan también otros productos, como habas, alcachofas, pimientos del piquillo y morrones. En todos afirman que está garantizada y controlada las fases de su proceso de producción, asegurando así la trazabilidad del producto, desde la siembra hasta el envasado, «porque nos preocupa el carácter ético que toda actividad económica debe tener, y mucho más lo relacionado con la seguridad alimentaria», especifican.

Empleo y justicia social

Para rematar la propaganda ideológica de la fábrica de Marinaleda hace este aviso al que vaya a adquirir sus alimentos: «Sepa usted que cuando consuma un producto cualquiera de nuestra cooperativa, está ayudando a la creación de empleo y justicia social, puesto que estamos dando a luz una economía solidaria alternativa a la que sólo le preocupa combatir el paro y poner salud y calidad en la mesa del consumidor». «Sepa también que las tierras de “Los Humosos”, situadas en la Vega del Genil, no son propiedad de nadie, sino de toda la comunidad y de un pueblo que lleva años luchando por la utopía de una sociedad y un mundo mejor, más justo, igualitario, pacífico, ético, ecológico y humanitario del que hoy tenemos. Sepa usted que consumiendo nuestros productos colabora con una gran sueño colectivo» Mensajes no tan diferentes como los que se pueden encontrar en el ideario bolivariano de la Venezuela de Nicolás Maduro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios