Uno de los vehículos volcados en la localidad por los vecinos
Uno de los vehículos volcados en la localidad por los vecinos - GUARDIA CIVIL

Los vecinos de Pedrera, en libertad con cargos tras el altercado mientras los rumanos permanecen en prisión

El próximo viernes se celebrará en el municipio una junta de seguridad

PEDRERAActualizado:

Poco a poco se va recobrando la normalidad en el municipio sevillano de Pedrera tras los incidentes acaecidos el pasado fin de semana. Y es que el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estepa ha dejado visto para sentencia el juicio contra los tres ciudadanos de origen rumano por los hechos violentos del pasado sábado, mientras están en libertad con cargos otros tres vecinos.

Fuentes judiciales indicaron que se trata de las primeras resoluciones judiciales a raíz de un accidente de circulación en el casco urbano de la localidad sevillana, un suceso en el que se produjeron daños materiales leves, pero que provocó una discusión entre los usuarios de los vehículos.

El hecho terminó con la agresión de los ocupantes de uno de los coches implicados, tres ciudadanos rumanos residentes en Pedrera, al conductor del otro vehículo, vecino también de la localidad. La noche del accidente, y como consecuencia de la agresión, se produjo una concentración espontánea de personas en las dependencias de la Policía Local en la que se encontraban detenidos los responsables de la agresión, quienes fueron trasladados por la Guardia Civil al cuartel de la localidad de La Roda para la instrucción de las diligencias.

Tras ello, los reunidos se dirigieron a diferentes calles de la localidad donde volcaron tres vehículos de ciudadanos rumanos residentes en Pedrera. Posteriormente, los tres ciudadanos rumanos pasaron el domingo a disposición del juez, que los dejó en libertad pero investigados por un delito leve de lesiones y los citó ayer lunes a un juicio que ya se ha celebrado, quedando pendiente de dictar la sentencia. Con respecto a los altercados posteriores ocurridos en la localidad, los tres detenidos naturales del pueblo fueron puestos en libertad directamente por la Guardia Civil, quedando a expensas de que los cite el juez.

Estos hechos serán objeto de una junta de seguridad que se celebrará el próximo viernes en el municipio, según el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien garantizó el refuerzo de efectivos de la Guardia Civil para garantizar la seguridad. Sanz señaló que la situación actual es de normalidad y que se está llevando a cabo una investigación «a fondo» en relación a los responsables del altercado que se originó con posterioridad al accidente ocurrido el sábado. Antonio Sanz informó, asimismo, de que se está tomando declaración a una decena de personas en relación con los hechos y ha asegurado que el refuerzo de efectivos de la Guardia Civil desplegado tras los altercados se mantendrá el tiempo que sea necesario y no descartó que se produzcan nuevas detenciones en relación a estos altercados.

Concentración

En la mañana del domingo y a través de redes sociales se convocó, sin la pertinente autorización de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, una concentración a las puertas del Ayuntamiento de Pedrera para protestar por lo sucedido con los ciudadanos rumanos. Así, a las 13 horas se reunieron unas 200 personas que profirieron gritos contra la presencia de ciudadanos rumanos en Pedrera, por lo que el alcalde de la localidad, Antonio Nogales, se dirigió a ellos para calmar los ánimos, explicar que se trataba de un hecho puntual sin graves consecuencias y que la Guardia Civil ya había actuado poniendo a disposición judicial a los responsables por lo que no se podía generalizar su protesta hacia toda la comunidad rumana.

No obstante, y pese a las llamadas a la calma y a la buena convivencia, sobre las 19 horas del pasado domingo se empezaron a producir concentraciones espontáneas en las que diversos grupos, sorteando la presencia de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Guardia Civil, trasladada al municipio para controlar la situación, volvían a volcar vehículos propiedad de ciudadanos rumanos, hasta un total de seis, en diversas calles siendo dispersados por la fuerza actuante que consiguió evitar daños mayores.

Inspecciones oculares

Por parte de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil se realizaron las investigaciones oportunas para identificar a los autores de los actos vandálicos, con las correspondientes inspecciones oculares de todos los vehículos afectados, procediéndose a la apertura de diligencias penales contra tres personas detenidas por los supuestos delitos de daños y alteración del orden público, así como las denuncias correspondientes a las infracciones graves recogidas en la L.O. 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana. Además, se está procediendo a la identificación de los promotores de las concentraciones para ser denunciados a la citada ley orgánica.