El alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quiere abandonar el Consorcio de Aguas
El alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quiere abandonar el Consorcio de Aguas - JUAN FLORES
MARINALEDA

Sánchez Gordillo quiere abandonar el Consorcio de Aguas sin pagar una deuda de 2,5 millones

El alcalde convoca para este lunes un pleno extraordinario con veinte puntos, entre los que destaca el más polémico: romper el convenio en menos de dos meses

SEVILLAActualizado:

El alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, ha convocado un pleno extraordinario para este lunes 9 con veinte puntos en el orden del día, sobre los que destaca el más polémico: abandonar el Consorcio de Aguas Plan Écija para asumir el Ayuntamiento su gestión.

La municipalización del sistema de aguas que pretende el regidor no es nada sencillo y acarrearía una deuda de 2,5 millones de euros que tendría que asumir las arcas municipales.

En el orden del día, al que ha tenido acceso ABC, el equipo de gobierno manifiesta que «después de varios años de experiencia muy negativa de la cesión del Consorcio de Aguas de Écija, por el incremento progresivo de este bien vital y por el incremento desmesurado, como son los enganches para el alcantarillado u otros, se hace un clamor en nuestro pueblo de que el agua vuelva a ser de control exclusivo municipal».

Esta salida del Consorcio es una operación que acarrearía unos elevados costes para el Consistorio puesto que, por una parte, debería abonar 1,3 millones de euros de la deuda antigua, más otros 1,2 millones consistentes en las inversiones realizadas en este municipio y la parte proporcional por habitantes de las inversiones en la red de alta. En total , 2,5 millones de euros con los que debería indemnizar al Consorcio de Aguas si quiere conseguir la municipalización del servicio.

En el orden del día con veinte puntos, Sánchez Gordillo pide al Consorcio «que se inicien negociaciones para un proceso de municipalizar el servicios de aguas al Ayuntamiento de Marinaleda, rompiendo el convenio que en su día se firmó y que ahora cuenta con el rechazo total de nuestros vecinos».

Y para ello, el propio líder sindical marca una fecha: «Que dichas actuaciones, ante la situación de descontento, no suponga un plazo superior a dos meses para que este proceso sea efectivo».

En las justificaciones que da Sánchez Gordillo en este punto del orden del día del próximo lunes, incluso amenaza con una serie se medidas para «recuperar» este servicio: «Se arbitrarán las medidas que nuestro pueblo decida, incluidas cuantas movilizaciones así la requieran (huelga general o el no pago de facturas generalizada por la recuperación de nuestra agua), en caso que no se atienda nuestra petición».

Habida cuenta de la gravedad de esta petición de salida del Consorcio, desde la oposición, el portavoz municipal socialista Mariano Pradas pretende que este punto del día se retire del pleno en el caso de que exista un posterior debate a su votación. Hay que recordar que el PSOE cuenta con dos ediles mientras que el partido que lidera Sánchez Gordillo suma nueve.

En el caso de que el pleno llevara a delante esta iniciativa, el municipio necesitaría un suministro de agua potable para las necesidades vitales de sus ciudadanos, por lo que tendría que volver a alcanzar un acuerdo con el propio Consorcio para que el agua llegara a las casas.

Cuando se firmó el convenio entre el Ayuntamiento de Marinaleda y el Consorcio de Aguas, los dos empleados municipales que se encargaban de la gestión del servio de aguas pasaron a formar parte del Consorcio.

Con este «traslado», los dos funcionarios no sólo mantuvieron sus puestos de trabajo, sino que además sus retribuciones aumentaron. En el hipotético caso de recuperar el servicio, el Ayuntamiento tendría que mantener el sueldo que cobran en la actualidad.

Por otra parte, tras la celebración de este pleno extraordinario acerca de la salida del Consorcio, está previsto otro pleno con un único tema del día: aprobar una subvención para terminar un hostal en el municipio, cuyas obras se iniciaron hace diez años.