RIBERA DEL GUADALQUIVIR

¿En qué pueblo de Sevilla está la mayor granja marina de España que exporta pescado a medio mundo?

Veta la Palma, en Puebla del Río, ha revolucionado la acuicultura y sus lubinas y lenguados, alimentados con zooplacton y camarones, se los rifan los mejores chefs del mundo, Ferrá Adriá, Martín Berasátegui y Ángel León, entre ellos

Uno de los pescadores de Veta la Palma pescando con tarraya
Uno de los pescadores de Veta la Palma pescando con tarraya
MIGUEL ÁNGEL BELLO Coria Del Río - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La finca Veta la Palma ha revolucionado el concepto de la acuicultura partiendo del principio de sostenibilidad hasta lograr un producto «espectacular», según sus promotores, cuyo cultivo ayuda a mantener el ecosistema de una zona especialmente frágil. Situada en el término municipal de Puebla del Río, ocupando casi la mitad sur de la zona de Isla Mayor, se ubica dentro del Espacio Natural de Doñana.

Con una extensión de 11.300 hectáreas circundada por el río Guadiamar, también conocido como Brazo de la Torre, conforma el 10 por ciento de todo Doñana, donde viven el 80% de sus aves. Aquí, la explotación de cereales, arroz y ganadería se completa con una red de actividad acuícola.

Esta granja marina, existente desde 1992, cuenta ahora con una zona de 3.200 hectáreas inundadas que alberga una nutrida población de peces y crustáceos, quedando 4.600 hectáreas restantes que conservan el biotipo original de la marisma. En ella se cría fundamentalmente lubinas, lisas, doradas y lenguados.

Al revés de las piscifactorías

«La acuicultura intenta rentabilizar al máximo el volumen de agua», explica Narciso Mazuelos, biólogo y director de la División de Acuicultura. Y añade:«Es decir, el caso contrario a las piscifactorías tradicionales que en muy poco volumen de agua crían muchos peces». El caso de Veta la Palma es todo lo contrario, con una densidad de cultivo más bajo.

Las balsas de cultivos aquí permiten que los peces pueden criarse en cultivo extensivo, donde se cría de forma completamente natural, y en semi-extensivo, en el que se aporta alimento seco «especialmente formulados y siguiendo los criterios de sostenibilidad».

Aun así, el sabor característico de este pescado lo aporta una alimentación rica en zooplacton, fitoplacton y camarones. Además, son de vital importancia los más de 40.000 flamencos que viven aquí y se encargan de filtrar de forma natural el agua, manteniendo la calidad de éstas.

«Algunas especies de aves comen pescado y entendemos el impacto económico, asumiendo un 20 por ciento», explica Miguel Medialdea, biólogo y responsable de Calidad y Medioambiente.

En Veta la Palma se cría un pescado considerado «premium» tanto por su talla, peso y su sabor «inigualable». Algunos de los chef españoles con más renombre, como Ferrá Adrià, Martín Berasategui y Ángel León son clientes que apuestan por este pescado de estero tan exclusivo.

El pescado se obtiene mediante la pesca tradicional de tarraya y se sacrifican con choque térmico, siendo ésta la «manera ideal». Se pesca todos los días según demanda, especie y talla media, es decir, se pesca según el pedido, con una estimación diaria que ronda los 4.000 kilogramos. «Somos capaces de pescar aquí por la mañana y al día siguiente tener el pescado en cualquier lugar del mundo, — explica Miguel Medialdea—; además, mantenemos relaciones comerciales conEE.UU. mediante la venta directa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios