OSUNA

¿En qué pueblo está el casino más antiguo de la provincia?

Unos cincuenta ursaonenses fundaron en 1848 el Casino, la sociedad más antigua de los municipios sevillanos

Manuel García, Antonio Navarro y José García junto al cartel del V Otoño Cultural
Manuel García, Antonio Navarro y José García junto al cartel del V Otoño Cultural - PEPE MARQUINA/ B. M.
BORJA MORENO Osuna - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Han pasado casi 170 años desde que un grupo de 42 vecinos fundaran la Sociedad que conformaría el Casino de Osuna. Por aquellos años, la mayoría de los socios trabajaban o pertenecían al ámbito agrícola, por lo que el edificio del Casino se consagró a la diosa de la agricultura, Ceres. Una escultura de la esposa de Júpiter recibe a todo aquel que traspasa las puertas de este emblemático edificio enclavado en pleno centro de la localidad.

Manuel García Aguilar, vocal de cultura del Casino, recuerda que «es la asociación más antigua de los pueblos de la provincia, nació en plena época del romanticismo como otros casinos culturales de toda España y sólo fue posterior al famoso Real Círculo de Labradores de Sevilla». García destaca que esta sociedad ursaonense ha servido desde entonces como un aglutinador cultural y social para el pueblo.

Una labor que el catedrático en Historia José Manuel Ramírez Olid recogió en una publicación en diciembre de 1998, profusa en datos históricos y anécdotas para celebrar el 150 aniversario de su fundación. Los grandes ventanales de este edificio han permitido ver el paso de los años y la historia de la Villa Ducal.

Miembros impulsores

A lo largo de más de un siglo, el número de socios ha variado con cada cambio histórico y social que, de una u otra manera, se producían en el pueblo. Antonio Navarro, presidente de la Sociedad, señala que «actualmente somos unos 700 socios» y explica que «en cada época, el conjunto de todas esas personas era lo que marcaba el carácter de la entidad en diversos periodos».

El vocal de cultura reconoce que no sería justo destacar a ningún miembro porque «todos han contribuido en mayor o menor medida aportando diferentes valores». Por dar algunos nombres menciona a algunos socios que destacaron por dar un impulso de transformación en el Casino. Como una de las figuras locales más destacadas, el poeta y literato Francisco Rodríguez Marín que, además de realizar la labor de bibliotecario, fue muy activo durante el último tercio del siglo XIX.

Tras la Guerra Civil, el Casino sufre una de de sus peores crisis. «Gracias a la iniciativa del presidente de entonces, don José López Mazuelos, se produce una promoción intensa para conseguir nuevos socios», recuerda. Años más tarde, Antonio Gutiérrez dotaría el edificio con mobiliario y decoración nuevos que permitiría habilitar todas las estancias. Eduardo Díaz Ferrón continuaría en los cincuenta la labor emprendida por Rodríguez Marín enriqueciendo la biblioteca con los volúmenes más importantes de la época. «Manuel Galicia por su parte realizaría la gran transformación del bar que suministra la hostelería», remata.

Difusión de la cultura

Manuel García señala que desde hace unos años se está realizando un gran esfuerzo por recuperar «ese mandato fundacional con el que nació. El fin de esta sociedad es el de la difusión de la cultura». Entre todas las iniciativas culturales que se desarrollan cabría destacar el Otoño Cultural del Casino de Osuna, que comenzó en octubre su quinta edición.

«Para la confección de cada nuevo programa de este evento nos guiamos siempre por aquellas cosas que conforman nuestras raíces», dice. De esta forma se organizan conferencias sobre temas como la poesía, la literatura, la música o el teatro. «Tiene una singularidad, las ponencias o los ponentes tienen que estar vinculados a Osuna». La programación, que incluye una función de teatro del grupo Vivencias; un recital musical dirigido por Alejandro Cruz Benavides y un concierto del Conservatorio profesional de música, se celebrará cada viernes de noviembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios