El torero Morante de la Puebla ha estado en su pueblo para cumplir con San Sebastián - F. R. M.

La Puebla del Río cumple con San Sebastián con un animado encierro

Como novedad, este año se ha celebrado además un desfile del Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión

LA PUEBLAActualizado:

En torno a las doce del mediodía de este sábado y cientos de jóvenes ataviados con un pañuelo rojo y azul en el cuello y portando un periódico esperaban nerviosos en la localidad sevillana de La Puebla del Río a que se abriese el portalón por el que saldrían las reses bravas, momento en el que ha dado comienzo el espectáculo del encierro que ha conducido a unos y a otros a la plaza de toros.

No se confundan. No han cantado el «San Fermín pedimos por ser nuestro patrón…», no se trata de Pamplona. Lo que se oía arrancaba con un «Oh, Sebastián ejemplar», ha sido en el municipio sevillano de La Puebla del Río y se trataba del himno de su patrón.

Lo descrito es el clímax de una gran jornada festiva que está viviendo el municipio ribereño, que ve cómo por cuarto año consecutivo se duplica su población por un día —pasando de 12.000 a más de25.000—. Todo ello gracias a este evento taurino en honor al patrón del pueblo organizado por el diestro Morante de La Puebla y el Ayuntamiento local, que se ha consolidado en muy poco tiempo y que congrega a multitud de aficionados con ganas de pasarlo en grande.

El encierro ha sido limpio, rapidísimo (unos dos minutos de duración) y ha deparado carreras emocionantes de los mozos. El recorrido, idéntico al de los años anteriores, ha abarcado una extensión aproximada de 700 metros (los que separaban los corrales habilitados de la plaza portátil instalada en la explanada de las antiguas cocheras del tranvía).

Como ya es tradición, la imagen de San Sebastián fue sacada en su paso y colocada en un lugar privilegiado del vallado para presidir simbólicamente un encierro en el cual no ha habido que lamentar percances de gravedad.

Previamente, tuvo lugar una de las novedades de esta edición: un espectacular desfile del Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión Española (Ronda) que con sus malabarismos hicieron disfrutar al público. Instantes después llegaba el turno del grupo Los Romeros de La Puebla, quienes desde el balcón fueron los encargados de dar el chupinazo ante los cánticos de «¡Que bote La Puebla!» que con pasión gritaban las miles de personas que abarrotaban la calle.

De todas partes de España

Hasta el municipio ribereño se han desplazado personas llegadas de numerosos puntos de la geografía española. Es el caso de Natalia Rodríguez, una sevillana que visita el municipio ribereño por segundo año consecutivo tras la grata experiencia del año pasado: «Aunque no soy aficionada a los toros, unos amigos me recomendaron que viniese a disfrutar de la emoción de la carrera y del ambiente que se respira en torno a ella, y la verdad es que me encantó. El año que viene seguro que vuelvo, e incluso no descarto correr el encierro», explica.

Al coincidir este año el día de San Sebastián con el del encierro, el santo patrón ha salido en procesión a las 13.00 horas desde la Esquina del Reloj hasta entrar nuevamente en la Parroquia. En este sentido, cabe destacar que el cuerpo de la Legión antes mencionado ha escoltado al patrón cigarrero en su solemne procesión por el clásico itinerario, incluida la tradicional vuelta a la Cruz.

Una vez finalizado el recorrido en la parroquia, los legionarios han rendido honores al patrón y se han retirado con su peculiar y marcial paso ligero por la calle Larga para romper filas en la señera Plaza del Corpus Christi entonando el cántico «El novio de la muerte». Ha sido la primera y, por tanto, histórica actuación de la Legión Española en La Puebla del Río.

Tras el almuerzo popular con una gran paellada, vendrá el colofón a la jornada. Los erales soltados (marcados con el hierro de Zalduendo) serán lidiados esta tarde por el rejoneador Pablo Domecq y los novilleros Rocío Romero, Alejandro Adame, Mariano Fernández y El Niño de los Tendíos. Cerrará el festejo la joven promesa cigarrera, Manolo Luque «El Exquisito».