Los trabajadores se han concentrado durante una hora en la puerta de la residencia de mayores de Marchena
Los trabajadores se han concentrado durante una hora en la puerta de la residencia de mayores de Marchena - ABC
MARCHENA

Protestan para exigir a la Junta de Andalucía más personal para la residencia de mayores de Marchena

Los propios trabajadores denuncian que no pueden dedicar más de siete minutos por la mañana a atender a los residentes

MARCHENAActualizado:

Trabajadores del centro de la residencia de personas mayores que la Junta de Andalucía tiene en Marchena se han concentrado este miércoles en la puerta del centro para reivindicar más personal que atienda las instalaciones.

Aseguran que con el que hay en la actualidad no puede dedicar más de siete minutos a levantar, bañar y dar desayuno y medicación a los usuarios con dependencia severa. Llevan años esperando que la Administración regional solucione el problema que aumenta con el paso del tiempo, porque el exceso de trabajo mantiene a una plantilla en parte dada de baja.

La protesta llegó de la mano tanto del personal sanitario (auxiliares y enfermeros) sumando una plantilla de 21 trabajadores (hay cinco enfermeros en el turno de mañana y tres por la tarde. Denuncian que en ambas áreas el personal es insuficiente para atender a 55 residentes, un 82% con dependencia severa o gran dependencia.

Dos de las tres auxiliares de sanitarios explican a ABC que desde hace un año tienen una sentencia a su favor que especifica la división de sus funciones con respecto a la de los enfermeros.

En la residencia de Marchena hay sólo tres sanitarios para todos los residentes, uno por turno, según ellos personal insuficiente que los obliga a no poder coger días de asuntos propios ni días libres y están siempre pendientes que las llamen para trabajar.

Por esto, reclaman que aumenten al menos en dos profesionales los que atiendan este área y denuncian que «estamos hartos de mentiras porque llevan meses diciéndonos que van a enviar a dos enfermeros y no lo hacen». A su vez apuntan que, en la actualidad, no se pueden dar de baja por enfermedad, no tienen compensaciones: «Si falta una de nosotras por una urgencia, llaman a la que está de descanso».

El comité de empresa ha informado en reiteradas ocasiones a la Junta de Andalucía sobre el problema de la falta de personal de atención directa a los residentes, incluso han enviado un escrito al director general de Personas Mayores.

La relación de puestos de trabajo del centro es de 2007 y consideran que diez años después la situación en la residencia ha cambiado mucho y las necesidades de los usuarios, también. En la actualidad, la residencia está atendida por un sanitario por turno, cinco auxiliares de enfermería por las mañanas y tres por la tarde, número a su parecer insuficiente para prestar el servicio de calidad que la administración considera necesario.

Este personal tiene «que bañar, vestir, preparar, levantar de la cama, dar de comer, curar, preparar, dar medicación y realización de controles a primera hora de la mañana a 42 residentes». Además, el 14% son personas con dependencia moderada que necesitan atenciones en la mayoría de sus necesidades básicas, incluyendo vigilancia permanente dado su estado físico y mental.

Antonia Jiménez, presidenta del comité de empresa de la residencia, manifiesta que llevan mucho tiempo aguantando esta situación y ya no sólo están dispuestos a hacer estas concentraciones en Marchena, «sino en ir a Sevilla o donde haga falta porque ya no queremos palabras, queremos hechos». Jiménez apunta que necesitarían un mínimo de ocho profesionales por la mañana y cinco por la tarde para atender bien a los residentes.

Las auxiliares de sanitarios consultados por este medio solicitan también que cubran las vacantes reclamadas en reiteradas ocasiones, «hay una vacante que llevan cuatro meses sin cubrir, nos dicen que es por culpa de la burocracia, pero que no pase esto un mes, vale, ¿pero cuatro?».

Explican que se les han denegado días libres y de asuntos propios porque había que cubrir el puesto de un compañero auxiliar sanitario. «Pedimos dignidad a la hora de trabajar porque las necesidades del residente están más que cubiertas porque nos esforzamos, estamos muy quemadas, nos mienten constantemente».

Las trabajadoras piden respeto y dignidad porque «trabajamos con personas». Añaden que «los papeles pueden estar de una mesa a otra, pero las personas tienen que estar atendidas dignamente y a diario». Consideran que la plantilla nunca está completa «y ahora vienen las vacaciones, las trabajadoras de las bolsas de sustitución tienen más de 100 horas de horas extras que no se pagan al igual que las del personal del centro».

Los trabajadores anuncian que seguirán concentrándose en la puerta del centro hasta que no atiendan sus reivindicaciones.