SAN NICOLÁS DEL PUERTO

Un peregrino se hace cuatro veces al año el Camino de Santiago desde Sevilla

Recorre a pie más de mil kilómetros al año y ya lleva 33.000 en sus pies desde su primera vez

Manuel Ugia es caminante desde hace ocho años
Manuel Ugia es caminante desde hace ocho años
GUADALUPE GIMÉNEZ San Nicolás Del Puerto - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Hace ocho años Manuel Ugía cogió un mapa de España, cerró los ojos y su dedo cayó sobre Santiago de Compostela, donde decidió viajar ese verano. Desde entonces, este cerreño de 54 años ha hecho el camino de Santiago más de 30 veces y ha recorrido más de 33.000 kilómetros. Manuel realiza andando los 1.115 kilómetros que hay hasta Santiago 4 veces al año. «Me encanta viajar y en el Camino de Santiago siempre hay algo nuevo que ver, los paisajes son maravillosos», comenta a ABC Provincia.

En cada viaje Manuel emplea un mes y dos días y recorre 50 kilómetros al día con una mochila de 32 kilos. «Siempre llevo la brújula y la tienda de campaña», señala. No en vano, hasta que el Camino de La Frontera, que pasa por San Nicolás, Alanís y Guadalcanal, engancha con la Ruta de la Plata en Extremadura, no existe una red de albergues en la que alojarse.

Para realizar este camino Manuel Ugía se prepara todo el año y es que todos los días antes de ir a Asnadis, la Asociación Sierra Norte de Atención al Discapacitado Psíquico, que tiene sede en Constantina, el cerreño anda catorce kilómetros. Esto forma parte de su rutina diaria, se levanta a las 7 sale a caminar por el Cerro y a las 8,30 lo recoge un autobús camino a la sede de Asanadis.

Manuel es un ejemplo de superación y los más de 30 caminos de Santiago que lleva hecho los realiza siempre sólo. «El primer año me iba parando en cada pueblo, para mandarle una foto a mi madre y que ella supiera que estaba bien», confiesa. Su carácter afable y extrovertido que extrapola a todas las facetas de su vida, es lo que seguramente le hagan tener la fuerza de voluntad para emprender cada año este camino cuatro veces.

En el Cerro del Hierro, este antiguo poblado minero de San Nicolás del Puerto en el que apenas viven 80 familias, todo el mundo le conoce y le saluda. Además, siempre está dispuesto a guiar y ayudar a los cientos de visitantes que visitan el monumento natural cada año.

De esta misma manera es con sus compañeros de Asnadis. «Lo que más me gusta de ir a la asociación es ayudar a los demás. Allí hacemos las tareas diarias, ponemos la mesa, quitamos la mesa, vamos al huerto y como hay compañeros a los que les cuesta más trabajo, a mí me gusta enseñarles», señala.

Cuatro meses andando

Lo que aprende en su día a día, le sirve también los cuatro meses al año que se lleva entre el Cerro y Santiago y es que Manuel Ugía ha tenido que enfrentarse a situaciones complejas. «Hace dos años iba por Salamanca por unos bosques muy frondosos y empecé a escuchar «¡auxilio, auxilio!». Me asomé a un barranco y vi que había una chica con una pierna partida. Dejé mi mochila, bajé a por ella y llamé al 061 que la trasladó al hospital», comenta el cerreño. «Desde entonces sigo manteniendo contacto con ella», añade.

Otra de las anécdotas que cuenta Manuel le ocurrió este mismo verano, cuando hacía el camino por Plasencia y se equivocó de recorrido. «Tuve que esperar a que alguien pasara y perdí unas tres horas, pero no me agobié», señala.

A Manuel Ugía le encanta viajar, se asombra con cada paisaje que ve, disfruta conociendo a nuevos peregrinos y esto es lo que le anima a estar preparando ya su próximo viaje este invierno, que coincidirá con su 55 cumpleaños el 4 de diciembre. «Me encanta conocer gente nueva. La gente es muy amable, recuerdo hace unos años que me paré en León a pedir agua en una casa y salí con una bolsa llena de comida», comenta agradecido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios