OSUNA

La nueva «Petra» de Andalucía despierta asombro entre sus visitantes

El mayor y más antiguo auditorio natural cubierto de España, el Coto Las Canteras, mitad esculpido por la naturaleza, se abre al público

Imagen de la entrada del Coto Las Canteras
Imagen de la entrada del Coto Las Canteras - B.M.
BORJA MORENO Osuna - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Desde que la agradecida mirada de una mujer cordobesa destapara la caja de los tesoros, el número de turistas interesados en ver ElCoto las Canteras de Osuna se ha disparado. La avalancha de llamadas pidiendo información sobre la que ya califican como «la Petra de Andalucía», hizo que su propietario, Jesús Ramos Sánchez, abriera por primera vez las puertas de esta imponente joya arquitectónica al turismo.

A principios de este mes comenzaron las visitas al jardín y el interior de esta singular cantera cubierta, de lunes a viernes, y todos los domingos acompañados de una intérprete de Patrimonio local.

El horario es desde las 10 de la mañana hasta las 14 horas. En las primeras cinco visitas guiadas se registraron más de 450 visitas. La mayoría de ellas de Málaga, Barcelona, Murcia, el País Vasco y sobre todo desde la provincia desde donde saltó la noticia, Córdoba.

Ubicado en un cerro conocido popularmente como Las Canteras, el edificio se alza como el broche de oro de una zona rica en historia y recuerdos del pueblo que se remontan a la época de los turdetanos y sigue la línea temporal que conformarían la presencia romana, la árabe y la del duque de Osuna.

Ya en época más reciente, «esta cantera dio trabajo y comida a varias familias de sillareros que extraían la piedra que da forma a casas y monumentos del pueblo. Algunos de ellos incluso se dejarían la vida en su trabajo», destaca Jesús Ramos.

A golpe de los picos que utilizaban estos trabajadores -las espiochas- fue tomando su forma El Coto. La dureza de una amplia capa de roca que rompía las herramientas hizo que las excavaciones se continuaran por debajo de dicho suelo, que ahora hace las veces de techo. Desde que la profesión entró en declive, a finales de los 60, El Coto comenzó un periodo donde cumplió las funciones de almacén o incluso de granero.

Dar forma a un sentimiento

Jesús Ramos no oculta que El Coto «es la niña de mis ojos». De hecho, afirma sentirse muy afortunado por el hecho de haber trabajado muy duro desde que en 1999, cuando organizó su primera boda bajo estas rocas decidió adquirir el lugar. Desde entonces ha celebrado infinidad de matrimonios, conciertos y eventos en el que es «el auditorio natural cubierto más grande y más antiguo de España».

Con la ayuda de un escultor del pueblo, Francisco Valdivia, comenzaría el proyecto que acabaría dando una nueva nota de color a esta enorme cueva artificial. Un trabajo que ha rematado el aspecto actual de El Coto, mitad esculpido por la naturaleza, a través de la erosión del viento y las lluvias, y mitad por la mano del hombre. «A partir del 2004 se realizaron diferentes relieves de inspiración íbera».

La pericia del escultor sacaría de la roca arenisca de color albero la formas del escudo de Osuna; dos guerreros tocando unas trompas a imagen y semejanza de unos encontrados en unas placas que aparecieron en la localidad; animales, como un león íbero o «El viñedo de Valdivia». El carácter único de esta cantera interior se puede completar con la visión de una cantera a cielo abierto que se encuentra precisamente a sus espaldas. Una más de las diseminadas por la zona.

Para muchos vecinos ha sido una sorpresa el fuerte impacto que han generado unas fotos en las redes sociales. Y es que para ellos El Coto es muy conocido, no sólo por la gran cantidad de personas que han contraído matrimonio en el interior de estas antiguas piedras, sino también por las diferentes personalidades y conciertos que han pasado por su interior.

La piedra porosa de sus paredes hacen del lugar un entorno acogedor, con una temperatura de 22 grados, y con una acústica limpia que ha acogido las voces de cantantes como Raphael, Antonio Orozco, José Mercé o Arcángel. El Coto también ha contado con la presencia de escritores y periodistas de la talla de Caballero Bonald, Sánchez Dragó, Antonio Gala, Jesús Quintero o Vargas Llosa. «Durante el pregón del Nacimiento del primer aceite organizado por la Sociedad Agraria de Transformación Santa Teresa en 2008, Llosa fue el primero en decir que se sentía como en el corazón de Petra».

Ante la pregunta de por qué ha tardado tanto este tesoro en darse a conocer fuera del pueblo Jesús Ramos responde: «No ha tardado ni mucho ni poco, ha llegado en el momento que tenía que llegar. Yo tampoco me imaginaba la belleza de este lugar cuando venía de niño a jugar con la bici».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios