AZNALCÓLLAR

La mina emplea a unas 150 personas mientras la comarca pugna por cultivos de regadío

Los sondeos mineros no logran paliar aún la depresión económica que vive Aznalcóllar

Los sondeos en la mina de Aznacóllar continúan avanzando
Los sondeos en la mina de Aznacóllar continúan avanzando - J.C.ROMERO
JUAN CARLOS ROMERO Aznalcóllar - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Dos meses después de la reapertura de la mina de Aznalcóllar con la fase inicial de sondeos y exploración en el yacimiento de metales que lleva a cabo la sociedad Minera Los Frailes, del gigante México-Minorbis, en la comarca se sigue librando el pulso por el empleo sumida en una dura depresión económica. En el Corredor de la Plata se asienta otro gran yacimiento minero, Cobre Las Cruces, la mayor mina a cielo abierto de Europa, y los agentes sociales buscan nuevos yacimientos para el empleo.

Conscientes de la dependencia que la población tiene del sector de la minería y de las consecuencias que entre 1998 y 2002 tuvo el abandono de Boliden de la corta de Los Frailes tras el desastre natural, estudian implementar progresivamente cultivos de regadío en sus tierras con el propósito de fiar a la agricultura su desarrollo económico.

Los datos que maneja el Ayuntamiento de Aznalcóllar señalan que desde que en noviembre de 2015 se accedió de nuevo al complejo, de 950 hectáreas, en la fase de investigaciones, la mina ha empleado ya a unas 150 personas. Esta cifra queda lejos todavía de los 500 puestos de trabajo que la adjudicataria y las administraciones han previsto cuando el yacimiento se encuentre a pleno rendimiento.

«Los primeros 28 operarios de minería fueron recolocados, procedentes de Boliden, y luego han contratado a algunos peones para los sondeos, a vigilantes, maquinistas y personal técnico cualificado», explica Juan José Fernández, regidor de Aznalcóllar, quien apunta que entre la empresa minera y la industria auxiliar serían «unos 40 los vecinos que trabajan en la corta».

La lenta reanudación de la actividad minera no está teniendo todavía efectos para sectores complementarios como la hostelería y el comercio. «Es pronto aún para que se note pero sí hay más movimiento en la restauración», abunda el regidor. Hasta que se analicen las muestras de los metales del yacimiento y se cumplan los requisitos para iniciar la fase de construcción previa a la extracción del mineral en el interior del yacimiento pasará al menos un año, según las primeras estimaciones.

Con la mina a ralentí, el consistorio y la Junta de Andalucía, junto a la mancomunidad de agricultores de Aznalcóllar, trabajan para desbloquear un proyecto de reconversión económica en la zona de la mano de la agricultura. La idea que han puesto sobre la mesa pasa por implementar cultivos de regadío en entre 4 y 2.000 hectáreas de secano de pequeños y medianos agricultores.

«El proyecto está paralizado a la espera de un informe de Medio Ambiente por la anidación de unas aves protegidas que supuestamente tendrían influencia en la zona sobre la que queremos actuar», relata Juan José Fernández, que asegura que la Confederación Hidrográfica ha comprometido la cesión de agua para hacer viable este proyecto.

«En la delegación de Medio Ambiente son receptivos a desbloquear esta cuestión, a la espera de encontrarnos con el viceconsejero, José Luis Hernández, porque está en juego el desarrollo de nuestro pueblo», dice el edil ,que reconoce que la mina, en función de los metales, «estará activa unos 20 años, pero la tierra y el agua es un potencial que podemos explotar a largo plazo».

Gerena

El inicio de la crisis coincidió con la apertura de la mina Cobre Las Cruces en el término de Gerena. «Ha contribuido a dinamizar la economía local, que dependía casi en exclusiva del sector servicios y de la agricultura» cita el edil, Javier Fernández. La minería emplea a más de 200 vecinos y un convenio con la fundación Cobre Las Cruces sostiene servicios públicos, programas formativos, de empleo y de emprendimiento para el desarrollo local. Con fondos europeos a través del Grupo de Desarrollo Rural, el equipo de gobierno y la cooperativa del Campo planean implementar el regadío «que daría muchas peonadas y estabilidad para los trabajadores del campo», dice a ABC Provincia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios