CAZALLA DE LA SIERRA

El meloncillo diezma las gallinas de Dehesa Frías y amenaza todo el ganado serrano

Los ganaderos dan la voz de alarma y piden que se controle la población de esta alimaña

Los ganaderos se quejan de los estragos que hace este mamifero carnívoro
Los ganaderos se quejan de los estragos que hace este mamifero carnívoro - A.C.
AMPARO CORNELLO LÓPEZ-CEPERO Cazalla De La Sierra - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Los ganaderos de la Sierra Norte de Sevilla están en pie de de guerra contra el meloncillo, un pequeño mustélido del tamaño de un gato grande que ataca a corderos, gallinas y chivos.

Esta alimaña ha provocado grandes pérdidas en la zona, como por ejemplo en Dehesa Frías, la mayor explotación de cría de aves en extensivo de España. Desde esta semana los huevos de campo de esta finca que llegaban a más de veinte tiendas en Sevilla han dejado de venderse. Se han visto obligados a abandonar esta línea de negocio debido al gran número de gallinas que han perdido por los ataques de meloncillos.

Llegaron a tener hasta siete mil gansos y dos mil quinientas gallinas y ahora escasamente tienen mil de cada especie. «La semana pasada decidimos quitar las gallinas porque era insostenible», afirma José Miguel Martín, el director de Dehesa Frías.

Han llegado a perder hasta el 30% de las gallinas por ataques de estos predadores, y por eso han decido poner fin a esta línea de negocio. Como consecuencia dos personas de la plantilla de la finca han perdido su trabajo. Esta empresa es un ejemplo de innovación y diversificación en la comarca ya que producen platos preparados, derivados de las ocas, quesos y caldos.

La cría en extensivo implica un riesgo para el ganadero que tradicionalmente ha asumido ciertas bajas naturales debido a ataques de zorros o águilas. No obstante, la mayoría de los ganaderos de la zona consideran que hay una superpoblación de meloncillos ya que hay escasos predadores por encima de él en la cadena alimentaria.

Esta alimaña se alimenta de pequeños mamíferos, reptiles y aves, incluso algunos la acusan de haber provocado un desequilibrio natural que ha hecho que cada vez se vean en el campo menos culebras, lagartos y otros reptiles.

Para Asaja Sevilla, una de las posibles soluciones que disminuiría los daños es controlar la población de esta especie. «Se debería trabajar para catalogar el meloncillo como especie cinegética», explica Jesús Aguilar, técnico de Asaja Sevilla.

Actualmente la caza del meloncillo está prohibida, pero como ocurre con el zorro, la Administración Pública podría autorizar su caza y los propietarios la incluirían dentro de sus planes técnicos de caza. «Se cazaría cuando hubiera un exceso», comenta Aguilar.

Por su parte, la Consejería de Medio Ambiente ha informado a ABC Provincia que «si se demostrase que la especie está en Andalucía en aumento, y que este hecho puede tener un impacto negativo en otras especies de fauna silvestre, el meloncillo podría ser objeto de medidas de gestión con fines de control de población». Además, animan a que «cualquier propietario de finca que tenga daños en su finca solicite un control de daños a su delegación provincial».

Por ahora, la mejor opción para los ganaderos es encerrar las piaras, con el sobrecoste que ello conlleva, tanto de trabajo como de comida adicional. Es el caso de Nacho Cubero, un ganadero de Cazalla, que ha sufrido los ataques. «En la última paridera hemos perdido 15 borregos y por eso hemos tenido que encerrarlos», comenta.

Para Nacho, una de las soluciones es que haya una repoblación de conejo para que el meloncillo tenga comida. También apuesta porque se mantengan limpias las fincas para que el meloncillo no pueda refugiarse en la maleza y porque se pueda cazar: «Con jaulas se podrían coger muchos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios