Los hermanos de Teresa Jiménez ante la placa en su honor, ayer al mediodía
Los hermanos de Teresa Jiménez ante la placa en su honor, ayer al mediodía - J. L. M.
MORÓN DE LA FRONTERA

María Teresa Jiménez, la mujer que cambió la Educación en Morón de la Frontera

El instituto Fray Bartolomé de las Casas homenajeó ayer a su fundadora y primera directora del centro

MORÓN DE LA FRONTERAActualizado:

Los pasillos del IES Fray Bartolomé de las Casas, de Morón de la Frontera, eran transitados por varios alumnos que se dirigían a la biblioteca del centro. Algunos iban charlando entre ellos, otros lo hacían con algunos profesores que les acompañaban. Cerca de la una y media de la tarde entraron en la sala, que ya estaba ocupada por otro pequeño grupo de alumnos, aunque de una promoción distinta.

Radicalmente distinta. Los chicos que ya estaban en la biblioteca pertenecen a la última promoción en haber entrado en el instituto, alumnos de 1º de la ESO. El grupo que avanzaba por el pasillo estaba compuesto por algunos alumnos de las primeras promociones del instituto, hace cincuenta años.

Este encuentro generacional tuvo lugar en el marco de un homenaje a una persona muy importante para el IES Fray Bartolomé de las Casas. Tan importante que, sin ella, la sala que reunía a estos alumnos no existiría. Se trataba de María Teresa Jiménez Jiménez, fundadora y primera directora del centro.

Esto ya bastaría para resaltar la importancia de la figura de Jiménez en Morón de la Frontera, pues se puso manos a la obra con apenas veintisiete años, recién licenciada en Filosofía y Letras, en los años sesenta. Un «orgullo» para todos, como resaltó la actual directora, Rosalía Escalante, por el hecho de que fuese una mujer la que pusiese de relevo la necesidad de que la localidad tuviese su centro de enseñanza pública secundaria.

Por ello, las «fuerzas vivas» de Morón le otorgaron su confianza a María Teresa Jiménez. El resto, como se dice, es historia. Cincuenta años de historia que se traducen en millares de alumnos que pudieron disfrutar de la Educación en su pueblo. Algunos se dieron cita en este homenaje para recordar a la directora que estuvo diez años al frente del centro.

Uno de ellos era el periodista José Antonio Naranjo, de la COPE, que tomó la palabra en un discurso fresco, ágil, cargado de anécdotas de todo tipo sobre lo mucho que ha cambiado el centro (como cuando había un edificio para las chicas y otro para los chicos), de la nostalgia que se propaga en los antiguos alumnos cuando entran en el centro y de la importancia de los hermanos Jiménez, no solo de María Teresa, en la educación de aquellas primeras generaciones.

Uno de ellos, Manuel, tomó la palabra en representación de la familia, que no paraba de agradecer (con gestos y palabras) el homenaje a la directora. Recordaba Manuel Jiménez los primeros momentos en que recibieron la noticia. Era verano y fue su padre quien les llevase el feliz mensaje.

Ahora sólo quedaba ponerse manos a la obra. Pero no sería inmediatamente con lo que es hoy el IES Fray Bartolomé de las Casas. Eso llegaría en 1967, ocho años después de la primera iniciativa educativa, que se cristalizó en el Centro de Patronato de Enseñanza Media. El camino para llegar al Fray Bartolomé de las Casas se produciría con la ayuda de otra mujer adelantada a su tiempo, Mercedes Rivas, secretaria del Patronato.

Placa en su recuerdo

Su trabajo se resume en el texto de la placa conmemorativa, que sería descubierta por los familiares de María Teresa: «A doña María Teresa Jiménez Jiménez, nuestra primera directora, una mujer, que, en tiempos de hombres, con afán y esfuerzo, demostró la valía de su persona» (sic.). Todo este trabajo puede verse reflejado en los datos que aportó el exprofesor (y antiguo alumno) Gabriel Giráldez.

Recordó la primera plantilla de profesores, compuesta por diecisiete docentes, que estarían al frente de una primera promoción de trescientos alumnos en ese curso 1967/1968. En el siguiente, el crecimiento quedaría patente con el aumento del profesorado (veintidós) para hacer frente a los quinientos pupilos del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Fue el alcalde, Juan Manuel Rodríguez, quien cerraría las intervenciones, recordando con orgullo a la figura de María Teresa Jiménez, fundamental en la historia reciente de Morón, también por su aportación política y, sobre todo, cultural.

La directora falleció en noviembre del año pasado, pero su legado permanecerá tanto como lo haga el centro que fundó y el peso que deje en los alumnos que den en sus aulas, sus primeros pasos en la vida.