SISMOLOGÍA

Mapa interactivo: Dónde, cuándo y cómo se produjeron los terremotos en el cinturón que rodea a El Saucejo

El temblor de magnitud 4.2 cuyos efectos alarmaron a los vecinos de la Sierra Sur se repitió en menor escala durante horas

SEVILLAActualizado:

La serie de terremotos registrada en las últimas horas en la Sierra Sur de Sevilla quizá no sea algo habitual para los vecinos de localidades como El Saucejo, Algámitas o Los Corrales, pero los expertos señalan que el fenómeno no es nuevo. Tras varias semanas con registros de movimientos poco alarmantes, este jueves a escasos minutos de las 14 horas los vecinos de la zona sentían un terremoto de manera evidente. En concreto, se trató de un sismo que alcanzó una magnitud de 4,2 grados y que tuvo su origen a 12 kilómetros de profundidad, con epicentro en un paraje ubicado a 2,4 kilómetros al sureste del corazón de la localidad de El Saucejo y a otros nueve kilómetros al suroeste de Los Corrales.

Ante tales datos, los expertos han determinado que el terremoto habría alcanzado una intensidad máxima de nivel 4, lo cual indica que el terremoto es sentido dentro de los edificios por muchos habitantes pero sólo por muy pocos en el exterior. Un temblor de este tipo también puede motivar que se despierten algunas personas. La escala determina que en estos niveles la vibración no debe asustar, ya que es moderada. Pero sus efectos si pueden causar cierta alarma. El cimbreo del edificio, de la habitación, de la cama o de la silla puede venir acompañada de golpeteo de vajillas, cristalerías, ventanas y puertas. Las lámparas y otros objetos colgados oscilan. En algunos casos los muebles ligeros tiemblan visiblemente y pueden llegar a oírse chasquidos de la carpintería.

Los propios habitantes de la zona han confirmado algunos de estos efectos. Las redes sociales se han hecho eco de la masiva percepción del temblor. Aunque la mayoría de ellos han destacado un elemento más allá de la vibración: el ruido. «Se me pusieron los pelos de punta» o «Aún estoy temblando por la impresión», han sido algunos de los mensajes relatando el momento.

«Se escuchó un gran ruido, como una explosión»

Es el caso de un vecino de Los Corrales, Manuel Torres, quien ha declarado a ABC que no pudo evitar acordarse de las recientes imágenes vistas del terremoto de México. «Yo estaba sentado en casa con mi hija de cinco meses en los brazos cuando de repente todo empezó a temblar. En la primera impresión, de verdad, me acordé de los vídeos que había visto de lo ocurrido en México», señala este joven empresario del sector de la animación. «Parecía como si estuvieran dando con un percutor en lo alto y se produjo un gran estruendo, como de una explosión o turbulencias», relata. «No lo dudé, cogí a mi niña y nos fuimos corriendo a la puerta. Allí estaba ya toda la vecindad asomada sin saber qué había pasado», asegura Torres.

Los científicos no tienen aún la capacidad de pronosticar cuándo y dónde se va a producir un terremoto, pero «nadie descarta que se pueda volver producir algo similar». Ante ello, recomiendan a la población «estar atentos». Por ello aconsejan tomar ciertas medidas antes, durante y tras los terremotos, aunque hay algo básico en caso de verse sorprendidos por un temblor dentro de un edificio: protegerse en cuanto empiecen a sentirse las vibraciones y esperar a que vuelva la calma para salir al aire libre, a un sitio despejado.

Los expertos aconsejan protegerse cuando se sienta un temblor y salir al aire libre cuando vuelva la calma

Los expertos determinan que este fenómeno «no es muy frecuente» en la Sierra Sur sevillana, pero apuntan que «el registro histórico nos sirve para ver que algo así ya ha ocurrido antes», según Luis Cabañas, del Instituto Geográfico Nacional (IGN). En concreto, Cabañas apunta que un terremoto similar al de este jueves ya se produjo en la zona en el año 1960, y que existen registros de otro anterior de «carácter histórico» en la vecina localidad de Villanueva de San Juan. El geógrafo recuerda casos recientes en municipios algo más al oeste, como Morón de la Frontera o Algodonales, donde se registraron «terremotos pequeños que se extendieron en el tiempo durante dos o tres meses».

No obstante, desde el IGN señalan que los temblores en la zona «no suelen ser muy grandes» y «nunca ha habido terremotos de carácter destructor», pero apunta a que el temblor de magnitud 4,2 sentido este jueves sí tiene «cierta importancia». «El límite para determinar cuando se pueden dañar edificios es difuso, porque depende de la distancia del terremoto o del estado de los inmuebles» aclara Cabañas, aunque por su experiencia valora que un temblor puede causar destrozos serios a partir de los 4,5 o 4,8 puntos de magnitud. Cabañas recuerda que el trágico terremoto de Lorca (Murcia) tuvo una magnitud de 5,2 puntos, aunque se produjo muy cerca del núcleo urbano.