El denunciante, Antonio Borrego Velasco
El denunciante, Antonio Borrego Velasco - A. O.
LA PUEBLA DEL RÍO

«En la Mancomunidad del Guadalquivir se ha contratado a dedo»

La Fiscalía ha abierto diligencias a raíz de las denuncias de un camionero que dejó su puesto laboral para intentar entrar en la bolsa de trabajo

LA PUEBLA DEL RÍOActualizado:

Una bolsa de empleo «fantasma», puestos de trabajo que pasan de padres a hijos sin publicidad, personas que saltan casi 60 puestos en una bolsa para obtener un empleo o la contratación «a dedo» de un exconcejal de La Puebla del Río que compartía gobierno con el expresidente de la Mancomunidad, exalcalde del mismo pueblo, son algunos de los hechos que ha denunciado Antonio Borrego y que actualmente investiga el Juzgado número 2 de Coria del Río.

Después de trabajar once años en una empresa conduciendo camiones, Antonio Borrego Velasco decidió dejar en 2006 su trabajo fijo para estar cerca de su mujer, a la que diagnosticaron una enfermedad arterial, y sus tres hijos.

A sabiendas de que debería encadenar contratos temporales antes de obtener una plaza de interino, Borrego apostó por la Mancomunidad del Guadalquivir. «Al ser una empresa pública, se suponía que se respetaban criterios de mérito, pero al cabo de los años me di cuenta de que aquello era un cortijo».

El 20 de diciembre de 2007 se oferta un puesto de relevo de prejubilación para conductor en La Puebla del Río y en 2015 la Mancomunidad, en respuesta a un escrito, informa que el documento habría estado expuesto en el tablón de anuncios de la misma y del centro de trabajo de La Puebla sin presentarse solicitud alguna entre el 22 y el 27 de diciembre.

Al quedar vacante la sustitución de la prejubilación, que debía cubrirse mediante un proceso selectivo al que sólo podían presentarse trabajadores de la empresa, la Mancomunidad crea en enero una bolsa de empleo temporal de limpieza viaria en La Puebla sin constar en el BOP.

El único integrante de la lista de admitidos y excluidos de la misma sería, para sorpresa de Borrego, el hijo del trabajador que se prejubilaba. Según un escrito firmado por la Secretaría del Ayuntamiento de La Puebla que certifica la entrada de las bases de esta convocatoria no consta el periodo en el que estuvieron expuestas. Esta situación además resulta más extraña debido a que en noviembre de 2007 se oferta una plaza similar en la que se sigue el procedimiento establecido.

Como contraste, a esta plaza de conductor de recogida se presentaron seis candidatos. Ninguno de ellos, asegura Borrego, supo nada de la plaza que más tarde saldría en La Puebla. Además de este caso, la denuncia recoge otro puesto «heredado», en este caso tras un fallecimiento, saltándose de nuevo la bolsa de trabajo.

Los principales hechos que denuncia el trabajador se enmarcan en la legislatura que tuvo lugar entre 2007 y 2011. La Mancomunidad era presidida entonces por el que fuera alcalde de La Puebla del Río, Julio Álvarez González.

Al fin de la misma, Álvarez fue inhabilitado en 2011 por malversación tras gastar más de 6.000 euros con el móvil oficial en llamadas a una misma vecina. Otro de los «dedazos» habría sido el de la contratación de Juan Carlos Benítez, exconcejal de La Puebla, también inhabilitado en el mismo caso por falsificar las facturas telefónicas.

Por último, Antonio Borrego denuncia en 2012 un nuevo caso de contratación discrecional, esta vez a cuenta de un puesto de auxiliar administrativo. Según la documentación aportada por Borrego, para la selección del trabajador se habrían saltado 59 puestos.

El actual presidente de la Mancomunidad del Guadalquivir, José Solís, declaró a este periódico que los casos denunciados son «del pasado, puntuales» y que colaborarán con la justicia «facilitando toda la información».