LOS ALCORES

El mairenero de «La Voz»: «Yo era percusionista y hacía coros pero llegado aquí lo daré todo para ganar»

Todo el pueblo está con Carlos Torres al que paran por la calle, piden «selfies» y dan ánimos antes de la fase final del concurso televisivo

El mairenero Carlos Torres, cantante, compositor y finalista de La Voz
El mairenero Carlos Torres, cantante, compositor y finalista de La Voz - A.G.
ALBERTO GUILLÉN - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Comienza la ronda de directos en La Voz 4, el «talent show» de Telecinco que arrasa en la parrilla televisiva, con un especial interés para Mairena del Alcor, que cuenta entre los aspirantes a Carlos Torres. El mairenero, que tiene a medio pueblo loco compartiendo vídeos y fotos en las redes sociales, es el elegido junto a Esmeralda y María Cambas para representar el equipo de Manuel Carrasco en la próxima ronda del concurso, que arranca este miércoles.

Desde su primera aparición en el programa, en la audición a ciegas el pasado 19 de octubre, consiguió el aplauso unánime del jurado con una versión del allí presente Alejandro Sanz, que no dudó en abrazarlo y felicitarlo emocionado por la interpretación. Emoción que compartió también Manuel Carrasco, que llegó a reconocerle de su propia voz que «me late el corazón diferente».

Pero fue una noche de sensaciones fuertes sobre todo para Carlos Torres, que sellaba su paso a la fase final del programa ante varios de sus ídolos y escogiendo unirse al equipo del «coach» onubense. Recuerda que «ver a Alejandro Sanz allí, que es un compositor que admiro tanto, me dio mucha seguridad y tranquilidad». El momento que más disfrutó mientras cantaba fue «cuando Manuel se dio la vuelta, a partir de ahí lo disfruté muchísimo».

Torres también tiene palabras de agradecimiento para Malú y Melendi, los jueces del certamen que también le pidieron unirse a su equipo, pero Torres, que se confiesa admirador de ambos, decidió quedarse con Carrasco «porque lo sigo desde que entró en OT, siempre ha sido uno de mis referentes claros y adoro sus canciones».

De percusionista a autor

Aunque en su DNI reza como Carlos Madroñal Salguero, nacido en 1989, decidió adoptar el nombre artístico de Carlos Torres porque «a la familia siempre se nos ha conocido por ‘los Torres’ y para mí es un orgullo». Explica que es en el seno de esta familia donde creció «siempre cantando y escuchando flamenco».

Cuando tenía 14 años le regalaron su primer cajón flamenco y otra vez con miembros de la familia, se lanzó en 2010 a la formación de Indama, su primer grupo, donde según explica, «yo era percusionista y hacía coros». Con ellos se ha mantenido varios años actuando: «Hacíamos versiones de Parrita, El Barrio, o Makarines», pero en 2013 empieza a tocar la guitarra y a cantar, lo que cambia un poco su visión de percusionista a compositor de canciones.

En diciembre de 2014 ofreció su primer concierto como solista en formato acústico en un bar de copas de Mairena, donde presentó un repertorio basado principalmente en versiones, pero interpretó por primera vez en público temas suyos. De allí salió un balance positivo: «Me di cuenta de que tenía esa necesidad de decir mis cosas y además a la gente le gustaba, le llegaba, que es lo que a mí me importa, y me dio mucha fuerza para seguir hacia delante».

Así comienza a encadenar actuaciones, primero con aquel formato acústico y luego ya con banda, que él llama «mis amuletos», recogiendo ovaciones y elogios por bares de copas y salas. Ese reconocimiento le sirvió para aparecer por primera vez en Canal Sur, en abril de 2015, junto al guitarrista Juan Antonio García y el violín de Elisa Prenda. Gustó mucho, reconoce, «y nos llamaron para repetir en la Gala de Nochebuena».

Su llegada a La Voz, explica, fue un poco de rebote: «Unos amigos me decían que o me apuntaba yo o me obligaban ellos, y yo ya lo había pensado pero tenía mis dudas..., al final me inscribí yo antes de que lo hicieran ellos, y me alegro». En mayo pasó el casting de Sevilla, al que concurría con el número «42031», cuya pegatina lleva desde entonces en la funda de la guitarra. Cuando llegó al «casting» de Madrid le impresionó el nivel de los participantes y llegó a pensar: «Esto no lo paso yo». Pero su afortunada versión de «A que no me dejas» le abrió las puertas de la audición a ciegas. Tras su paso por las batallas, se confiesa ansioso porque empiecen los directos: «Tengo muchas ganas de cantar y pase lo que pase voy a darlo todo», dice.

En cuanto a la repercusión del programa, Torres explica que «está siendo todo como un sueño». Se confiesa encantado también con el apoyo que le está mostrando el pueblo de Mairena y para devolver el gesto ha programado un «concierto especial» que tendrá lugar el próximo sábado 3 de diciembre en la caseta municipal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios