MORÓN DE LA FRONTERA

Los guisos de toda la vida y la comida tradicional de «Casa Pepe», reconocidos por Radio Turismo

Pepe Muñoz fue carnicero y matarife y dice que no haber trabajado nunca de camarero le ayudó con su negocio

Pepe Muñoz y su hijo David con el Plato de Oro de Radio Turismo
Pepe Muñoz y su hijo David con el Plato de Oro de Radio Turismo
JUAN LUIS MÁRMOL Morón De La Frontera - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

En tiempos en que la cocina se ha convertido en un mundo artístico, vanguardista e innovador, aún quedan rincones en los que lo tradicional y lo casero siguen teniendo un protagonismo casi absoluto. Uno de ellos se encuentra en Morón de la Frontera, y es una parada obligatoria para todos aquellos que aman la buena cocina. «Casa Pepe» es un restaurante que acaba de cumplir 17 años y que, en todo este tiempo, ha conseguido crear una muy buena fama por todas partes.

De hecho, mucha de su clientela se compone de visitantes que vienen a Morón expresamente a comer en este establecimiento, regentado por el hombre que da nombre al negocio, José Muñoz, con la ayuda de su hijo David.

Además de la excelente salud que tiene, «Casa Pepe» está de enhorabuena, ya que Radio Turismo, la emisora de la Cadena Cope, ha querido reconocer la trayectoria de este restaurante con el Premio Nacional «Plato de Oro», un galardón que ha sido inesperado, pero que viene a confirmar lo que muchos clientes ya decían: la comida aquí es especial.

No obstante, para los Muñoz, este premio no ha sido algo buscado. «Para mí fue una gran sorpresa, porque yo no me había presentado a ningún concurso ni esperaba en mi vida que me fuesen a dar un premio así», confiesa Pepe, como es más conocido, que también admite que «es una grandísima satisfacción». Tanto para él como para David este premio ha sido también un incentivo para seguir trabajando con más fuerza para seguir adelante con su modelo de negocio.

Porque, aunque el premio se llame «Plato de Oro», no recompensa a un plato o tapa en concreto, sino a una filosofía de trabajo. «No es una cosa concreta, sino el conjunto del negocio lo que han valorado», afirma David, «es el establecimiento, el servicio, la calidad de la comida... Es una valoración a tu trabajo, en definitiva».

Ese trabajo ha sido aplaudido por los clientes, que no pararon de recomendar «Casa Pepe» en las redes sociales. «Muchas veces, cuando llegan clientes nuevos y les pregunto cómo han descubierto el restaurante me dicen que es porque lo encuentran mucho en internet, y vienen aquí a Morón para comer en mi local», afirma Pepe.

¿Cuál es la clave de su éxito? Para los Muñoz no es otra cosa que «hacer la comida que se hace en casa».

Pepe, que descubrió su vocación hostelera hace 25 años, admite que «el no haber trabajado nunca de camarero hace que mi forma de trabajar sea especial y que esta casa funcione como lo hace». Antes de entrar en este negocio, Pepe había sido carnicero y matarife en un matadero («aquí me conocen por mis dos motes: Pepe el Matarife o Pepe el Cabezón», afirma entre risas), por lo que no tenía ninguna experiencia.

Así pues, Muñoz se fue «a lo fácil: yo domino y conozco las carnes, y en mi casa tengo a mi madre, que domina los guisos como nadie». Con esos dos ingredientes se formó la esencia de lo que es «Casa Pepe»: un rincón donde la comida tradicional gana la partida a todo lo demás.

«Aquí tenemos la sopa de tomate, los huevos cuajados, los revueltos... una cocina muy tradicional por la que he luchado y trabajado mucho, y ahí seguimos», afirma.

A esos platos tradicionales se unen unas carnes de primerísima calidad proveniente de toda España y, sobre todo, el ambiente de familiaridad que hay en cada comida. Porque «Casa Pepe» es un lugar al que ir con tiempo, en el que el dueño se sienta con sus clientes, les cuenta sus anécdotas, muestra los secretos de su cocina... En definitiva, como una casa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios