Denis Due junto al mural que ha realizado para el colegio La Alunada
Denis Due junto al mural que ha realizado para el colegio La Alunada - Fernando Baeza
Arte

Un grafitero que quiere llenar de color los colegios de El Viso

Denis Due ha decorado con un gran mural un centro escolar y repetirá la experiencia en otros espacios

El Viso del AlcorActualizado:

Denis Due es el nombre de un grafitero de Carmona que está decidido a llenar de color los colegios de El Viso del Alcor. Ha empezado por el centro La Alunada, donde ha realizado un mural de grandes dimensiones, ya prepara el siguiente para otro colegio de la localidad y su idea es llevar su obra a todos los que pueda. Su trabajo es altruista, pero le reporta la satisfacción de llevar con sus obras alegría a los niños y de poder quitar al grafiti la etiqueta de vandalismo para darle el rango de arte urbano.

Denis Due es un grafitero legal que comenzó trabajando en las paredes, pero no quiere limitarse a este ámbito y también lleva sus obras al lienzo o incluso al body painting conservando la estética de esta manifestación artística. Con esa idea ha llevado a cabo exposiciones en varias salas, una de ellas en Carmona. De allí surgió la idea de acuerdo con el Ayuntamiento de El Viso de hacer algo en la localidad vecina. Pensaron en una exposición, pero él prefirió hacer un mural de grandes dimensiones y le pareció perfecto poderlo hacer en un colegio como regalo para los niños. Regalo de de reyes porque lo ejecutó durante las vacaciones de Navidad y los estudiantes lo encontraron como una sorpresa a su vuelta. No ha sido fácil, porque las dimensiones hicieron necesario contar con una grúa para el trabajo.

No se trata sólo de decorar, el artista explica que su pasión por el grafiti le hace buscar formas de darlo a conocer y de desvincularlo de la imagen que muchas personas tienen de él como de algo que deteriora el entorno urbano. Si bien en principio fue así, explica, ha evolucionado hacia una manifestación artística que es mucho más que una firma en una pared. Por eso Denis Due tras acabar su obra ha vuelto al colegio para explicar a los niños como lo ha hecho y tiene previsto poner en marcha un taller de grafiti en el que enseñar técnicas y fórmulas expresivas. La respuesta de los alumnos le ha sorprendido y animado. A los niños les encanta. Alguno le ha dicho que ahora le gusta más ir al colegio y varias madres le han comentado que desde que pintó el mural sus hijos le dicen que quieren ser grafiteros.

Pero además su obra tiene un mensaje. Representa a una madre que lleva a su hijo al colegio  y se encuentra con otra madre pájaro con la que juega al «cucú-ta». En todo ello, explica late un mensaje de amor y respeto a la naturaleza que quiere inculcar a los pequeños.